¿Cuáles son los riesgos para la salud de cocinar en el microondas?

Riesgos de recalentar o cocinar tus alimentos en el microondas que son un mito y cuáles son riesgos reales; las microondas no te causarán cáncer; sí puedes afectar tu salud si no lo usas adecuadamente

¿Cuáles son los riesgos para la salud de cocinar en el microondas?
Las ondas electromagnéticas no tienen los mismos riesgos que la radiación ionizante.
Foto: Shutterstock

El horno es un electrodoméstico que facilita el cocinar, descongelar y recalentar una variedad de alimentos diferentes. El uso se considera generalmente seguro para salud. La mayoría de los riesgos de lesiones no tienen relación con la radiación.

Aunque en internet puedes encontrarte con un listado de mitos entre los que se encuentran que las microondas liberan radiación dañina, lo que aumenta el riesgo de cáncer, la ciencia no respalda estos supuestos peligros. Aclaramos riesgos que son mentira y abordamos los riesgos reales.

1. Las microondas no causan cáncer

Las microondas producidas por estos hornos son un tipo de radiación electromagnética similar a las ondas de radio y la luz infrarroja. No tienen los mismos riesgos que los rayos X u otros tipos de radiación ionizante (la radiación ionizante es un tipo de radiación más energética que puede provocar cambios en las células humanas).

Las ondas electromagnéticas hacen que las moléculas de agua presentes en los alimentos vibren y producen el calor que cocina los alimentos según explica la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

2. Riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos

Cocinar los alimentos es una manera de matar bacterias y otros patógenos que pueden provocar intoxicación alimentaria. Cuando calientas alimentos en un microondas, la comida puede calentarse de manera desigual. Esto plantea un problema de seguridad potencial.

La cocción en microondas solo puede matar los insectos que causan enfermedades cuando se logra la combinación correcta de temperatura (superior a 60 ℃)  y tiempo en toda la porción de comida señalan investigadores de sistemas alimentarios y expertos en nutrición en un artículo de The Conversation.

Presiona pausa a la mitad del recalentado o cocción y revuelve o da vuelta a los alimentos para que las microondas la calienten por todas las partes. Verifica la temperatura de los alimentos antes de consumirlos.

Si la comida ya está contaminada con insectos que producen toxinas, el microondas podría matar al insecto productor de toxinas pero no destruir las toxinas, a pesar de la combinación correcta de temperatura y tiempo. Esto también puede aplicarse a otros métodos de cocción, no solo al microondas, por ello es importante el adecuado almacenamiento de alimentos.

3. Riesgo de quemaduras

La mayoría de las lesiones relacionadas con los hornos microondas son el resultado de quemaduras por contacto con recipientes calientes, alimentos sobrecalentados o explosiones de líquidos. Se han reportado quemaduras de piel graves o lesiones por agua hirviendo.

El agua puede estar sobrecalentada por encima del punto de ebullición, pero sin que se note que está hirviendo como sucedería al calentarla en la estufa. “La más mínima perturbación o un pequeño movimiento pueden hacer que el agua explote violentamente…”, comparte la FDA. Agregar ingredientes como café instantáneo o azúcar antes de calentar el agua reduce el riesgo erupción.

4. Productos químicos en los envases de plástico pueden migrar a los alimentos

Algunos estudios han encontrado que productos químicos en los envases de plástico pueden migrar a los alimentos cuando se calientan. Esto puede evitarse al usar recipientes de vidrio, cerámica y plástico diseñados para usarse en hornos microondas.

5. Uso de microondas no aumenta el riesgo de deficiencias de nutrientes

Algunos alimentos suelen perder parte de sus nutrientes con la cocción. El microondas es uno de los mejores métodos para conservar los nutrientes de los alimentos.

El método de cocción que mejor retiene los nutrientes es uno que cocina rápidamente, calienta los alimentos por el menor tiempo posible y usa la menor cantidad de líquido posible. El microondas cumple con esos criterios, señala un artículo de Harvard Health Publishing.

Si los nutrientes se pierden de los alimentos cocinados en microondas, esto se debe a que se utilizó una temperatura demasiado alta o se cocinaron durante demasiado tiempo.

Te puede interesar: