Cuáles son los efectos negativos en tu cuerpo al comer carne molida con frecuencia

La carne molida es de las carnes favoritas en los Estados Unidos; disfrutar con frecuencia de jugosas hamburguesas no solo puede dañar tu corazón sino ocasionar múltiples efectos negativos en tu cuerpo

Cuáles son los efectos negativos en tu cuerpo al comer carne molida con frecuencia
El consumo de carne molida puede ocasionar que tus arterias se vuelvan más rígidas.
Foto: Shutterstock

La carne molida es una de las carnes rojas favoritas de los estadounidenses. Es el 46% del consumo total de carne de res al por menor según datos del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos. La carne de res es nutritiva, sin embargo, la investigación actual la asocia con distintos efectos negativos para la salud e incluso un mayor riesgo de muerte prematura.

1. Provoca inflamación

Las carnes rojas como las hamburguesas son alimentos inflamatorios. Harvard Health publica que la inflamación puede convertirse en tu enemiga. Muchas enfermedades importantes como el cáncer, las enfermedades cardíacas, la diabetes, la artritis, la depresión y el Alzheimer, se han relacionado con la inflamación crónica.

2. Aumenta tu colesterol LDL “malo”

Una jugosa hamburguesa le proporciona grasas saturadas y colesterol a tu cuerpo. La Asociación Americana del Corazón señala que las grasas saturadas y trans pueden aumentar el colesterol en sangre y empeorar las enfermedades cardíacas.

Si hay demasiado colesterol “malo” (LDL) este se adhiere a las paredes de las arterias haciéndolas más estrechas. Esto dificulta que la sangre fluya a través de ellos lo que puede provocar un ataque cardíaco o un derrame cerebral.

3. Puede dañar tu corazón

En un nuevo estudio presentado en un congreso de la Sociedad Europea de Cardiología los investigadores encontraron que una mayor ingesta de carne roja y procesada se asoció con peores medidas de imagen de la salud del corazón, en todas las medidas estudiadas. Las personas con una mayor ingesta de carne tenían ventrículos más pequeños, una función cardíaca más deficiente y arterias más rígidas, todos indicadores de una peor salud cardiovascular.

4. Aumenta el riesgo de padecer cálculos renales

Las personas que consumen dietas muy ricas en proteínas tienen un mayor riesgo de padecer cálculos renales.

5. Puede afectar la salud de tus huesos

Consumir demasiada carne puede debilitar tus huesos. La Fundación Nacional de Osteoporosis señala que las dietas especiales altas en proteínas que contienen múltiples porciones de carne pueden hacer que el cuerpo pierda calcio.

6. Mayor riesgo de muerte prematura

El alto consumo de carne roja a lo largo del tiempo puede influir en el riesgo de muerte prematura. En un estudio dirigido por investigadores de Escuela de Salud Pública de Harvard publicado en 2019, las personas que aumentaron sus porciones diarias de carne roja durante un período de ocho años tenían 9% más probabilidades de morir durante los siguientes ocho años en comparación con las personas que no aumentaron su consumo de carne roja.

Los investigadores encontraron asociaciones significativas entre un mayor consumo de carne roja y un aumento de las muertes debido a enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y enfermedades neurodegenerativas.

¿Puede la carne roja aumentar el riesgo de cáncer?

La carne procesada aumenta el riesgo de cáncer de colon. Pero, ¿qué hay de la carne roja no procesada? La Organización Mundial de la Salud señala que hay evidencia sólida, pero aún limitada, de una asociación con el consumo de carne roja y el cáncer colorrectal. También hay evidencia de vínculos con el cáncer de páncreas y el cáncer de próstata.

Con moderación

“Comer un pequeño trozo de carne magra de res una vez a la semana, es bastante razonable”, dice el cardiólogo Dennis Bruemmer a través de Cleveland Clinic. Una porción de carne es de dos a tres onzas o aproximadamente del tamaño de una baraja de cartas.

Reducir el consumo de carne roja, también puede reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y otros resultados negativos para la salud. Hay otras proteínas animales más saludables como el pescado, las aves y los huevos. Además, casi todos los nutrientes de las proteínas animales se pueden obtener de plantas altamente nutritivas, aunque algunas personas con dietas basadas en plantas pueden necesitar un suplemento de vitamina B-12.

Te puede interesar: