Ya empezaron a liberar miles de mosquitos modificados genéticamente en los Cayos de Florida

El experimento mediante el que se busca liberar al menos 750 millones de insectos hasta el próximo año servirá como herramienta para batallar contra el Aedes aegypti que transmite dengue, el zika y la fiebre amarilla, entre otras enfermedades

Ya empezaron a liberar miles de mosquitos modificados genéticamente en los Cayos de Florida
Mosquitos genéticamente modificados por Oxitec mientras son liberados en la ciudad de Piracicaba, en Brasil en el 2016.
Foto: Victor Moriyama / Getty Images

En al menos seis localidades de los Cayos de Florida ya se empezaron a liberar mosquitos modificados genéticamente en un intento por combatir enfermedades transmitidas por estos insectos como dengue y zika.

El Distrito de Control de Mosquitos de los Cayos de Florida (FKMCD) y la compañía biotecnológica Oxitec anunciaron este jueves que las cajas con los organismos están siendo colocados en seis lugares distintos: dos en Cudjoe Key; uno en Ramrod Key, y tres en Vaca Key.

A partir del mes que recién inició unos 12,000 de estos mosquitos se espera que salgan cada semana por aproximadamente 12 semanas. Sitios de comparación no tratados serán monitoreados con trampas para mosquitos en Key Colony Beach, Little Torch Key y Summerland Key, según el reporte de la agencia de noticias Associated Press.

El informe de AP precisa que se están colocando cajas de liberación, cajas de no liberación y cajas de control de calidad con malla como parte de la iniciativa.

Las cajas con millones de huevos de mosquitos “OX5034” han sido ubicadas desde este pasado lunes.

“Nosotros empezamos a mirar esto hace una década porque nosotros estábamos en medio de un brote de la fiebre del Dengue aquí en los Cayos de Florida”, recordó Andrea Leal encargada del Distrito de Control de Mosquitos de la zona.

“Así que estamos bien emocionados de adelantar esto con esta asociación, trabajando tanto con Oxitec como con miembros de la comunidad”, agregó la portavoz.

En el 2020, en pleno embate de la COVID-19, residentes de Cayos de Florida sufrieron las consecuencias de un brote de dengue como no se veía desde hace 10 años. La zona registró más de 50 casos, aparte de casos de fiebre del Nilo en otras zonas de Florida, también transmitida por mosquitos.

FKMCD consideró que necesitaban nuevas herramientas para combatir los mosquitos infecciosos de manera segura y controlada con el menor daño posible al medioambiente.

Con el llamado “mosquito amistoso de Oxitec” se busca atajar el problema.

La compañía británica es especialista en el desarrollo de mosquitos genéticamente modificados y recibió la autorización de las autoridades en los Cayos y de la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA) para batallar contra los mosquitos.

Autoridades de los cayos aprobaron el año pasado el proyecto piloto relacionado con el mosquito Aedes aegypti de patas rayadas, que no es nativo de Florida y representa un 4% de la población de mosquitos en la región.

Se espera que los mosquitos machos que no pican criados por Oxitec se apareen con los mosquitos hembra que sí pican. Las crías femeninas resultantes de estos apareamientos no podrán sobrevivir, lo que se traducirá en una reducción en la población de Aedes aegypti. Los mosquitos transmiten el dengue, el zika, la fiebre amarilla y otras enfermedades, así como la dirofilariasis, además de otras enfermedades mortales en animales.

Cabe señalar que Oxitec ya probó este experimento en varias ocasiones en BrasilPero ésta sería la primera vez que se liberarían mosquitos genéticamente modificados en Estados Unidos para combatir enfermedades como las mencionadas. Aunque en un inicio el proyecto pareció ser exitoso, a los 18 meses de iniciado, la ciudad de Jacobina, en el país sudamericano, nuevamente se llenó de insectos, según el reporte de Bio Bio Chile.

Un estudio publicado en Scientific Reports reveló que los mosquitos liberados adquirieron nuevos genes provenientes de los insectos genéticamente modificados, lo que  significa que no murieron como se esperaba. El experimento en Jacobina se realizó entre junio de 2013 y septiembre de 2015.

En Florida, se liberarían entre este año y el siguiente unos 750 millones de insectos, de acuerdo con la cadena CNN.