Por qué tomar mucho alcohol baja la testosterona y debilita tus huesos

Tomar alcohol en exceso puede ser contraproducente para la salud en muchos sentidos, pues desequilibra la química hormonal y puede impedir la correcta absorción de minerales tan importantes como el calcio

Por qué tomar mucho alcohol baja la testosterona y debilita tus huesos
Tomar alcohol en exceso puede tener efectos nocivos en tu salud a largo plazo.
Foto: Pixabay

Consumir alcohol en exceso puede hacerte más propenso a sufrir una fractura, y no sólo porque en estado de ebriedad corres más riesgo de perder el equilibrio y caer, sino también porque la bebida puede impedir que tus huesos absorban correctamente el calcio. Así que tomar mucho alcohol debilita tus huesos y además baja la testosterona.

La salud de los huesos

Hablemos primero de la salud ósea. El Centro Nacional de Recursos sobre Osteoporosis y Enfermedades Óseas Relacionadas, que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, encontró que tomar alcohol en exceso aumenta el riesgo de sufrir fracturas graves, como la de cadera y la de vértebras, que son lesiones comunes que se observan en bebedores crónicos.

Esta condición se debe a que el consumo de alcohol interfiere con la producción de la vitamina D, que es indispensable para que los huesos absorban correctamente el calcio que los fortalece. A la larga, esta condición puede desencadenar osteoporosis, una afección de los huesos que puede avanzar silenciosamente con el transcurso de los años, pero que no produce síntomas hasta que se presenta una fractura o dolores específicos.

El equilibrio hormonal

Además de los efectos nocivos que puede tener en los huesos, tomar alcohol también afecta el equilibrio hormonal, específicamente la producción de cortisol, testosterona en los hombres y estrógeno en las mujeres.

La institución señala que los hombres que suelen beber alcohol en exceso también producen menos testosterona. Entre otras funciones, esta hormona masculina produce células que estimulan la formación de masa ósea. Algo similar ocurre con las mujeres, en quienes el alcohol puede reducir los niveles de estrógeno, con lo que se puede incrementar su riesgo de sufrir osteoporosis.

Al mismo tiempo, el alcohol también puede elevar la producción de cortisol, también conocido como la “hormona del estrés”, que contribuye a la degradación de los huesos entre otros efectos dañinos para el organismo.

Precisamente para evitar la osteoporosis, enfermedad crónica que descalcifica los huesos, los expertos sugieren mantener una dieta nutritiva y equilibrada, observar un balance entre la ingesta de calcio y vitamina D, realizar actividad física regularmente, no fumar, reducir el consumo de sal y evitar el alcohol para prevenir la pérdida de masa ósea.

Tu médico debe diagnosticar el estado general de tus huesos a través de un equipo médico que utiliza niveles bajos de rayos X para determinar la composición mineral de los huesos.