Para que nadie falte a la cita electoral de noviembre 

El 22 de este mes los neoyorquinos registrados para votar decidirán en las urnas quiénes serán las y los candidatos de los partidos para los comicios del 2 de noviembre.

En las primarias del 22 de junio y en las elecciones del 2 de noviembre se empleará la votación por orden de preferencia, o Ranked Choice Voting (RCV).
En las primarias del 22 de junio y en las elecciones del 2 de noviembre se empleará la votación por orden de preferencia, o Ranked Choice Voting (RCV).
Foto: David Dee Delgado / Getty Images

El viernes pasado venció el plazo para inscribirse como votante y poder participar en las próximas elecciones primarias neoyorquinas del 22 de junio. Si no se registraron, ya no podrán participar en esas elecciones locales. Pero eso no quiere decir que no puedan votar en la próxima elección general, la del 2 de noviembre.

 Todas las elecciones son importantes –incluso las estatales y municipales– porque toda política es local. La política empieza por las cosas que nos afectan de manera más directa.

 Quienes estaban inscritos como votantes para el viernes podrán decidir el 22 de este mes quiénes serán las y los candidatos de los partidos para la votación del 2 de noviembre. Ese día, los neoyorquinos y neoyorquinas elegiremos nuevo Alcalde; un Contralor, o Comptroller; un Defensor del Pueblo, o Public Advocate; Presidentes de Condado, o Borough Presidents, y Concejales.

 “Para participar en la elección del 2 de noviembre”, explica Emely Páez, Directora de Asuntos Gubernamentales de la Hispanic Federation, “hay que estar inscrito para el 8 de octubre. Pero no dejen pasar el tiempo, porque luego se olvidan, o están muy ocupados, o han viajado… y todos los latinos y latinas que estén habilitados para votar deberían hacerlo en esa elección general”.

 Al igual que en las primarias, el 2 de noviembre se empleará la votación por orden de preferencia, o Ranked Choice Voting (RCV), un sistema aprobado en 2019 por el 73.5% de los votantes neoyorquinos.

 La votación es relativamente simple. En lugar de elegir un solo candidato por puesto, el votante puede escoger hasta cinco aspirantes por cargo. Para hacerlo, pone a su preferido en primer lugar, al segundo favorito en segundo lugar, y así sucesivamente hasta votar por cinco candidatos. El uso de RCV es optativo, y quienes quieran votar mediante el sistema tradicional, podrán hacerlo.

 “El RCV es un sistema que ya se ha usado en una veintena de ciudades estadounidenses con buenos resultados”, comenta Frederick Vélez, Director Nacional de Participación Cívica de nuestra federación. “En San Francisco, por ejemplo, desde su adopción han ganado elecciones más de seis de cada 10 candidatos representantes de minorías, mientras que con el sistema anterior resultaban elegidos menos de cuatro de cada 10”.

 Varios expertos coinciden en que el sistema RCV ha reducido el tono negativo de algunas campañas, además de dar la oportunidad de votar sin temor a “desperdiciar” el voto si los preferidos de cada uno no son los más populares en las encuestas.

 Nuestro voto debe ser nuestra voz. Quienes no estén inscritos como votantes o quienes se hayan mudado recientemente deberían registrarse o dar cambio de domicilio lo antes posible. Les invitamos a que llamen a la línea de inscripción de votantes de la Hispanic Federation, al (866) 432-9832.

Para más información sobre la Hispanic Federation, consulten en www.hispanicfederation.org o búsquennos en Facebook y Twitter.

¡Celebremos juntos el 31er aniversario de la Hispanic Federation, y hasta la columna próxima!

-Frankie Miranda es el presidente de la Hispanic Federation