La reapertura total de las ecuelas públicas

Los padres tienen la oportunidad de vacunar a sus hijos contra el Covid-19

El ambiente en el aula presencial es mucho más productivo para el aprendizaje.
El ambiente en el aula presencial es mucho más productivo para el aprendizaje.
Foto: Cortesía / NYC Mayoral Office

Este año escolar que está por terminar ha sido muy difícil para todos: particularmente para los estudiantes de familias vulnerables. La pandemia hizo dar un giro de 360 grados a la forma de enseñanza. De la noche a la mañana las aulas virtuales se metieron a los hogares.

Por eso es natural que ante el anuncio de la reapertura total de las escuelas para el próximo periodo lectivo, muchos padres de familia de las grandes ciudades -como Nueva York y Los Ángeles- expresen sus dudas sobre si es o no la mejor decisión.

Aunque los temores de los progenitores son justificados porque sabemos que el coronavirus no se ha erradicado, también es cierto que hay armas para hacerle frente: la principal al día de hoy es la vacunación contra el Covid-19.

El hecho de tener ya dosis disponibles de Pfizer y muy probablemente de Moderna, para chicos de 12 años en adelante, debería ser un aliciente para que los estudiantes de nuestra comunidad puedan retomar la normalidad en su rutina escolar. Según datos de los CDC, 17 millones de jóvenes entre 12 y 15 años pueden ya ser inmunizados.

Los padres tienen que confiar en la ciencia. Los ensayos de las vacunas han demostrado su efectividad en los niños. No deben dejarse llevar por falsas teorías.

El compromiso de las autoridades educativas de mantener la limpieza e higiene en los recintos escolares también debe disipar las dudas de las familias para la vuelta a la escuela. El verano debería servir como una especie de transición para que los chicos vuelvan a disfrutar al aire libre e interactúen con los demás.

Que los dos meses de vacaciones de la escuela sirvan como desahogo. Una encuesta de salud mental de Well Beings mostró que casi el 50% de los adolescentes confesó que su ánimo empeoró durante la pandemia y más del 50% dijo que su vida social se ha deteriorado.

Por otra parte, según los expertos, las clases virtuales han estado lejos de garantizar una educación adecuada en la mayor parte del país. Se ha documentado incluso que al menos tres millones de estudiantes han abandonado por completo su educación durante el último año. Y no hay que ser adivino para saber que los afectados han sido las familias de bajos ingresos. Uno de los principales obstáculos ha sido la brecha tecnológica. No en todos los hogares hay una buena conexión de Internet.

Los padres deben recordar que está comprobado que el ambiente en el aula presencial es mucho más productivo para el aprendizaje de los estudiantes.

No lo piensen dos veces, vacunen a sus hijos y déjenlos volver a la escuela.