El Bronx sufrió el peor impacto por pandemia del COVID-19 muestra informe del Contralor estatal

La crisis de salud y financiera exacerbó las desigualdades económicas y sociales, amenazando los logros de los últimos años de crecimiento y mejoras socioeconómicas en el Condado de la Salsa

Heidy Animas cuando trabajaba como voluntaria repartiendo comida en una iglesia en El Bronx, que solo en mayo del 2020 había perdido a más de 40 feligreses por el COVID-19.
Heidy Animas cuando trabajaba como voluntaria repartiendo comida en una iglesia en El Bronx, que solo en mayo del 2020 había perdido a más de 40 feligreses por el COVID-19.
Foto: AFP / Getty Images

Durante la peor parte de la pandemia del COVID-19 el año pasado, las comunidades de las minorías en la Gran Manzana fueron las más golpeadas por la emergencia de salud pública que a su vez generó en una grave crisis económica. Y fue sin duda El Bronx el condado que sufrió las peores consecuencias, según lo demuestra un nuevo informe revelado este martes por el contralor estatal Thomas DiNapoli.

Además de contar con las cifras más altas de hospitalizaciones y muertes por coronavirus en toda la ciudad de Nueva York, El Bronx también reportó uno de los mayores índices de pérdidas de empleo producto de la pandemia, registrando un pico del casi 25% de desempleo en mayo del 2020, una tendencia que se ha mantenido alta hasta ahora, pero con algunas señales de lenta recuperación.

“Antes del comienzo de la pandemia El Bronx estaba en una trayectoria continua de gran desarrollo, con sostenido crecimiento económico, de población y en trabajos. Y luego la pandemia golpeó, y debió a la situación socio-económica y de salud que ya existía con anterioridad en la población, este condado recibió uno de los impactos más fuertes en comparación a toda la ciudad”, indicó el Contralor estatal, alertando que eso “estancó el progreso en el condado que es el hogar de una quinta parte de los neoyorquinos, amenazado con revertir los avances logrados en los últimos años”.

El informe destaca varias particularidades del Condado de la Salsa como, por ejemplo, que el 70% de la fuerza laboral está compuesta por trabajadores esenciales o del sector de servicio que tienen contacto cara a cara con clientes o consumidores, principalmente en cuatro áreas: la salud, tiendas, asistencia social y el sector del turismo y la hospitalidad, industrias que en su conjunto registraron una reducción de empleos del 18%.

“Pero el problema no fue solo que esas cuatro categorías de negocios fueron las que más cerraron, sino que esos trabajadores esenciales tenían que seguir yendo al trabajo, en transporte público y ver clientes cara a cara como los empleados de la salud, y eso los expuso de una manera más extrema al coronavirus, provocando un número mayor de casos graves en El Bronx”, especificó el funcionario.

Ciertas condiciones pusieron a las personas, y por lo tanto a las comunidades, en mayor riesgo de contraer COVID-19 y experimentar resultados más severos, explica el análisis. Estas condiciones incluyen pobreza, desempleo, viviendas hacinadas, condiciones de salud subyacentes y acceso a los servicios de salud. El Bronx tuvo la tasa más alta, casi el 42%, de residentes que enfrentaron tres o más factores de riesgo. La prevalencia de estos factores de riesgo refleja que los residentes tenían un acceso relativamente más deficiente a atención médica de calidad antes de la pandemia, lo que contribuyó a la tasa relativamente alta de hospitalizaciones y muertes por el virus en el condado.

“Antes de la pandemia de COVID-19, El Bronx tenía un récord de desempleo bajo y el desarrollo estaba en su punto más alto, íbamos en la dirección correcta”, reaccionó así al informe el presidente de ese condado Ruben Díaz Jr.

Entre tanto, la asambleísta estatal Karines Reyes, que representa al Distrito 87, recalcó que la pandemia “sacó a la luz y exacerbó las diversas desigualdades económicas y de salud que enfrentan los habitantes de El Bronx. El desempleo se disparó cuando los sectores minorista y de servicios detuvieron sus operaciones debido a las restricciones de cierre. West Farms, un vecindario predominantemente negro y latino, vio que los niveles de desempleo alcanzaron el 26% en un momento. West Farms fue el ejemplo más atroz de lo que sucede cuando una ciudad no apoya adecuadamente a sus residentes”.

Hay un lado esperanzador

A pesar de la dura situación que ha vivido con el COVID-19 el condado con una de mayores poblaciones latinas de toda la Gran Manzana, el lado esperanzador es que aquí sigue vivo un gran espíritu del movimiento de emprendedores y la creación de nuevos pequeños negocios, la mayoría conectados con inmigrantes que conforman el mayor porcentaje de residentes, muestra el reporte de la Contraloría.

DiNapoli explicó que una parte del informe es mostrar que El Bronx, como lo ha hecho en el pasado, “tiene el potencial de recuperarse y sobreponerse, pero tenemos que asegurarnos que el ritmo de vacunación continúe mejorando, ya que actualmente este condado está detrás del resto de los otros en ese aspecto, y allí hay que hacer un mayor esfuerzo”.

“La Ciudad también tiene que hacer un mayor esfuerzo en el problema de la seguridad alimentaria y ayudas de renta, que son dos grandes áreas en las cuales El Bronx ha sido golpeada con más fuerza en comparación de los otros condados”, puntualizó el Contralor, agregando que también “hay que volver a reactivar los planes de desarrollo de grandes proyectos que ya se habían aprobado, para que estos continúen”.

El presidente Díaz Jr. también se refirió a esos planes de desarrollo, asegurando que si bien la pandemia golpeó duramente, “regresaremos con fuerza y avanzaremos con grandes proyectos de infraestructura, incluido el Bruckner-Sheridan Interchange, cuatro nuevas estaciones de Metro-North, la renovación de Orchard Beach y varios proyectos de desarrollo”.

DeNapoli enfatizó que ahora en que la Ciudad y el Estado se están enfocando en la recuperación tras la pandemia, se debe garantizar que el proceso sea igual en toda la ciudad, y como El Bronx ha sido el área más golpeada merece una atención muy particular.

Cifras del COVID-19 en El Bronx hasta el 16 de mayo:

  • 150,149 total de casos confirmados de coronavirus.
  • 22,791 hospitalizaciones.
  • 5,547 muertos.
  • Cifras entre los hispanos por cada 100,000 habitante:

    • 9,315 casos confirmados de coronavirus.
    • 1,414 hopitalizaciones.
    • 375 muertos.
    • Cinco recomendaciones del Contralor

      • Esfuerzos de vacunación agresivos continuos en todo el condado.
      • Alcance sostenido de recursos tales como distribución de alimentos y ayuda para el alquiler.
      • Programas dirigidos a ayudar a los más afectados por COVID-19.
      • Seguimiento minucioso a los fondos de ayuda para garantizar que El Bronx reciba su parte justa que corresponda al daño grave que ha sufrido.
      • Continua inversión para ayudar a la recuperación.
      • Radiografía de El Bronx:

        Este es uno de los condados más diversos de la ciudad de Nueva York con el porcentaje más alto de residentes minoritarios (más del 90%). Durante los últimos 20 años, El Bronx creció más rápido que cualquier otro condado, impulsado en gran parte por la inmigración. Desde 2000 hasta 2017, la población de El Bronx aumentó en un 10.4% a 1.47 millones de residentes. Durante ese tiempo, la población inmigrante del municipio aumentó en un 38.8%. Desde 2017 hasta 2019, la población en general experimentó una ligera disminución de 1.47 a 1.42 millones, en línea con las disminuciones en toda la ciudad.
        El Bronx experimentó un empleo constante y un crecimiento de nuevos negocios del 2009 al 2019. El empleo creció un 20% y alcanzó los 249,000 puestos de trabajo en 2019. Aunque estuvo por detrás de la tasa de crecimiento de la ciudad del 29.9% para el empleo, fue el único condado en no mostrar disminución del empleo durante la Gran Recesión. El crecimiento sostenido del empleo se concentra en gran medida en cuatro sectores: salud, asistencia social, ocio y hostelería y venta al por menor.
        Más del 70% de los residentes trabajan en industrias esenciales o presenciales, la mayor de las cuales incluye el 25.9% en atención médica y asistencia social; el 10.2% en el comercio minorista; el 9.6% en servicios de alojamiento y alimentación; y el 7.7% en transporte y almacenamiento.
        El municipio está compuesto en su mayoría por pequeñas empresas y en los 10 años previos a la pandemia, los negocios en el municipio aumentaron en un 15.3%. Esto fue más rápido que en Manhattan.