Critican a Legislatura Estatal por no aprobar leyes urgentes para proteger a inmigrantes y exreclusos

Albany finalizó sesiones y dejó en el tintero iniciativas como "Pizarrón limpio", que borraría antecedentes penales a quienes salen de prisión y "Nueva York para todos" que castigaba ayuda de agentes municipales y estatales con 'la migra'

Critican a Legislatura Estatal por no aprobar leyes urgentes para proteger a inmigrantes y exreclusos
Critican a Legislatura Estatal por no aprobar leyes urgentes
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Este jueves concluyó la sesión legislativa en Albany, y aunque el Senado y la Asamblea estatal aprobaron varios proyectos como la ley de reintegración exitosa de reclusos después del encarcelamiento, que proporcionará apoyo para que internos se reintegren más fácilmente a la comunidad y tengan éxito en su supervisión comunitaria, líderes y activistas criticaron que la Legislatura dejó en el tintero medidas que harían una diferencia en comunidades vulnerables e inmigrantes.

La llamada ley “Nueva York para todos”, que prohibiría a las agencias gubernamentales estatales y locales, incluidos los departamentos de policía y alguaciles, usar personal y recursos en labores de autoridades de inmigración, al igual que divulgar información confidencial sobre personas indocumentadas, no vio la luz.

El estancamiento de la ley, que contaba con el respaldo de defensores de inmigrantes, también prohibe a ICE estar en áreas no públicas de propiedad estatal y local sin una orden judicial, algo que han estado haciendo, y garantiza que personas bajo custodia reciban un aviso de sus derechos antes de ser entrevistadas por agentes de ‘la migra y obliga a un seguimiento sobre el acceso de ICE a las bases de datos de información estatal.

Zachary Ahmad, asesor de políticas de la Unión de Libertades Civiles de Nueva York, criticó duramente la falta de compromiso de la Legislatura al no dar vía libre a esa ley de protecciones.

“A pesar de años de flagrante crueldad de ICE, a pesar de separaciones familiares, desapariciones, abuso, discriminación racial y coerción, los líderes estatales perdieron una oportunidad crítica y de sentido común en esta sesión para poner fin a la colusión local con la agencia deshonesta y proteger a los neoyorquinos”, dijo el defensor. “La Ley Nueva York para Todos mantendría a nuestros funcionarios locales, incluidos los policías, fuera de la agenda antiinmigrante de ICE y preservaría nuestros recursos locales para las necesidades locales reales”.

Murad Awawdeh, director de la Coalición de Inmigración de Nueva York (NYIC), también se sumó a las voces de reclamo hacia Albany, más teniendo en cuenta los devastadores efectos que ha sufrido la comunidad de trabajadores indocumentados.

“Durante una pandemia mundial que ha dejado miles de muertos y millones más sin trabajo, Nueva York debió priorizar la salud y la seguridad de cada familia y miembro de la comunidad”, dijo Awawdeh. “La Ley Nueva York para Todos ofrece protecciones que ayudan a todos los neoyorquinos a llevar una vida abierta sin temor a ser separados de sus familias durante las actividades normales, como comprar alimentos o llevar a sus hijos a la escuela, al prohibir que las agencias estatales y las fuerzas del orden locales conspiren con ICE o participando en su crueldad”.

Asimismo, y a pesar de avanzar en cambios en el sistema de libertad condicional, como la ley menos es más, que evitará que personas en libertad condicional sean enviados de vuelta a prisión por violaciones técnicas, y que ahora deberá ser firmada por el gobernador Cuomo, en el camino se quedaron iniciativas más profundas de cambios a libertad condicional.

En especial, activistas criticaron haber dejado de lado el proyecto “Pizarrón limpio”, que buscaba borrar automáticamente los antecedentes penales de exreclusoso cuando sean elegibles, acabando así con el daño colateral que sus condenas ayudan a perpetuar la exclusión de de oportunidades de empleo y vivienda, al reinsertarse a la vida social.

Otra iniciativa que se quedó colgada fue la propuesta que había hecho el gobernador Andrew Cuomo para que se pudiera dividir el liderazgo de la MTA, lo que hubiese permitido que Sarah Feinberg se convirtiera en la primera mujer presidenta de la agencia de trasporte.

A pesar de los proyectos que se quedaron engabetados, los líderes de la Legislatura se mostraron positivos sobre lo logrado.

“Al concluir nuestra sesión (…) estamos orgullosos del progreso histórico que logramos este año”, dijo la presidenta del Senado, Andrea Stewart-Cousins, advirtiendo que en la próxima sesión legislativa todavía tienen posibilidades varios proyectos de ver la luz. “Si las discusiones en curso sobre cualquier tema pendiente requieren acción, estamos listos para regresar cuando sea necesario”.

El presidente de la Asamblea, Carl Heastie, compartió el sentir del deber cumplido y dijo que esa cámara estuvo a la altura de las circunstancias para enfrentar los desafíos que ha dejado la pandemia.

“En esta sesión aprobamos una legislación innovadora y entregamos un presupuesto histórico que satisfizo las necesidades de los neoyorquinos durante este momento difícil. Nuestro trabajo está ayudando a liderar la recuperación de esta pandemia mundial y nos ha encaminado hacia la normalidad”, dijo Heastie. “Como siempre, sabemos que nuestro trabajo es interminable cuando se trata de mejorar la vida de la gente de este gran estado, y estamos preparados“.