Ataques de pánico: 10 síntomas para identificarlos y 5 tips para enfrentarlos

Los ataques de pánico son episodios de miedo extremo, aparentemente irracional, que se relacionan con la ansiedad y el estrés. Conocer sus síntomas y su tratamiento puede ayudar a contrarrestarlos

Ataques de pánico: 10 síntomas para identificarlos y 5 tips para enfrentarlos
Un ataque de pánico puede ocurrir repentinamente y sin razón aparente.
Foto: Freepik

Muchas personas han sufrido ataques de pánico alguna vez en su vida, pero a veces no pueden identificarlos; incluso pueden confundirlos con un infarto. Una señal común es el miedo intenso que se experimenta y la sensación de perder el control. Identificar sus síntomas y enfrentarlos mediante ciertos tips y estrategias puede ayudar a contrarrestarlos.

Qué son los ataques de pánico

La Clínica Mayo describe un ataque de pánico como un episodio repentino de miedo intenso que se expresa en síntomas físicos y que puede hacer que la persona que lo sufre piense que está pasando por un infarto o que va a morir.

Aunque muchas personas experimentan alguna vez un ataque de pánico en su vida, si la situación se vuelve recurrente es posible que sufras el llamado “trastorno de pánico”, donde el miedo a sufrir otro ataque es muy constante.

En situaciones complicadas como la pandemia de coronavirus que vivimos desde 2020, este tipo de episodios suelen acentuarse. Los cambios que trajo la emergencia sanitaria en el mundo, en diversos ámbitos de la vida humana como la salud, el empleo o las pérdidas humanas y materiales, han intensificado problemas como la ansiedad, el insomnio y el estrés en una buena parte de la población.

El centro de rehabilitación All Points North Lodge, de Colorado, realizó una encuesta entre más de 1,000 estadounidenses y encontró que más de un 30% han sufrido un ataque de pánico durante la pandemia.

Los síntomas de un ataque de pánico

La Clínica Mayo identifica algunos síntomas muy puntuales de este trastorno que puede afectar seriamente la calidad de vida. Pueden presentarse todos o sólo algunos:

  1. Sensación de peligro o fatalidad inminente
  2. Miedo a perder el control o a la muerte
  3. Taquicardia y palpitaciones
  4. Sudoración, temblores o sacudidas
  5. Falta de aliento u opresión en la garganta
  6. Escalofríos, sofocos, náuseas
  7. Calambres abdominales
  8. Dolor en el pecho y/o dolor de cabeza
  9. Mareos, sensación de desvanecimiento o desmayos
  10. Sensación de entumecimiento u hormigueo

Un ataque de pánico puede presentarse en cualquier momento, mientras estás realizando cualquier actividad, de manera súbita. Una vez que pasa la crisis, puedes sentir mucho cansancio y un efecto de irrealidad o desconexión.

Si identificas que has sufrido o estás sufriendo ataques de pánico en este momento de tu vida, tómalo como un aviso de tu cuerpo de que es necesario tomar cartas en el asunto.

5 tips para enfrentarlos

Lana Seiler, terapeuta de All Points North Lodge, explicó a Well+Good que realizar algunas acciones de autocontrol puede ayudar a superar una crisis derivada de un ataque de pánico.

  1. Trata de hacer tu respiración más lenta. Para controlarla, inhala profundamente y mantén el aire dentro por unos 7 segundos, luego exhala por otros 7 segundos. Repite la secuencia cuantas veces sea necesario para estabilizar tu ritmo cardiaco.
  2. Al tiempo que respiras, realiza algunos estiramientos y movimientos suaves.
  3. Sin dejar de respirar, de moverte y de estirarte, piensa que lo que estás sintiendo es pasajero y que estarás bien cuando la crisis termine.
  4. Cuando estés tranquilo de nuevo y la crisis haya cedido, reflexiona sobre lo que pudo causar el ataque: situaciones de estrés, de incertidumbre o de ansiedad profunda.
  5. Algunas estrategias de autocuidado pueden ayudarte a superar los ataques de pánico y otras situaciones estresantes en tu vida. Tener una dieta equilibrada, hacer ejercicio físico rutinariamente, meditar en casa o buscar ayuda terapéutica pueden ser tus mejores armas contra los ataque de pánico y otros padecimientos relacionados con el estrés que pueden afectar profundamente tu calidad de vida.