Juez en Texas no concede pedido de defensa para suprimir confesión de Cecily Aguilar, acusada por el asesinato de Vanessa Guillén en Fort Hood

Cecily Aguilar está acusada de ayudar a desmembrar y quemar el cuerpo de la soldado luego de que su entonces pareja, el también militar Aaron Robinson, la asesinara a martillazos en la armería de la base en Killeen, el 21 de abril del 2020

Juez en Texas no concede pedido de defensa para suprimir confesión de Cecily Aguilar, acusada por el asesinato de Vanessa Guillén en Fort Hood
Gloria, madre de la soldado Vanessa Guillén, durante el sepelio de su hija en agosto del año pasado en Texas.
Foto: Go Nakamura / Getty Images

Un juez en Texas denegó la moción presentada por la defensa de Cecily Aguilar, acusada de ayudar a desmembrar y quemar el cuerpo de la soldado de Fort Hood Vanessa Guillén, que buscaba invalidar la confesión que dio la acusada a las autoridades sobre su participación el crimen.

Abogado de acusada por asesinato de Vanessa Guillén alega que agentes le violaron los derechos

En una audiencia este miércoles en una corte de Waco que se extendió por unas cuatro horas, el juez decidió sobre el recurso presentado en marzo pasado por el abogado de Aguilar, quien alegó que a su clienta le tomaron la confesión ilegalmente.

En el fallo del juez, este no estuvo de acuerdo con la postura de la defensa e indicó que la sospechosa ofreció la información de manera voluntaria.

Los documentos presentados por el representante legal de Aguilar planteaban que los oficiales no le leyeron los derechos Miranda a la joven antes de interrogarla el pasado 30 de junio del 2020.

En el intercambio, que por primera vez fue divulgado en un video en el tribunal, Aguilar fue cuestionada sobre su relación con el soldado suicida Aaron Robinson, principal sospechoso en el caso.

ABC 13 reportó, por su parte que, según sus fuentes, Aguilar le dijo a investigadores que fue forzada por Robinson a participar en el crimen amenazándola con una pistola en la cabeza hasta que aceptó acompañarlo hasta el río León, donde desmembraron y trataron de quemar el cadáver de Vanessa antes de lanzar los restos a una fosa en abril del año pasado.

Principal sospechoso del asesinato de Guillén se suicidó

Robinson, Especialista del Ejército también destacado en la base en Killeen se mató disparándose a sí mismo cuando era abordado por agentes no muy lejos del espacio militar en julio pasado como parte de la investigación.

La joven, originaria de Michigan, fue procesada criminalmente poco después de que Robinson, se suicidara de un disparo cuando agentes del Comando de Investigación Criminal del Ejército (CID) que lideraban la pesquisa y de otras agencias locales y federales, lo interceptaran.

Aguilar, acusada de conspirar para alterar evidencia, habría confesado a las autoridades el plan de su entonces pareja para matar a Guillén en la armería de Fort Hood el 22 de abril del 2020.

La denuncia criminal que trascendió públicamente a la par con el arresto y procesamiento a nivel federal de Aguilar, indica que el día en que se le perdió el rastro a la soldado, el 22 de abril, y el anterior, Robinson y Guillén intercambiaron mensajes de texto para encontrarse en la armería de la base militar.

“El dijo que ella le leyó el número de serie para un equipo y que después de eso, él le dio los documentos de trabajo y el número de serie de una ametralladora calibre .50 que necesitaba ser reparada. El dijo que ella abandonó la sala de armas y que pensaba que se iría a un almacén de autos (motor pool). Testigos en el almacén preparados para recibir el papeleo de Guillén declararon que no arribó con los documentos”, señalan los testimonios que manejan las autoridades como parte de la pesquisa.

También se especifica que dos testigos vieron a Robinson jalando una caja grande de almacenaje (“tough box”) fuera de la armería antes de colocarla en el auto y salir del llamado “Gran lugar”.

La confesión de Cecily Aguilar como alegada colaboradora del crimen

El documento judicial agrega que Aguilar, quien habría ayudado a desmembrar y enterrar los restos de Vanessa cerca del río León en el condado Bell, mintió sobre la fecha del 22 de abril y su encuentro con Robinson.

Aguilar, en principio alegó que el día de la desaparición de Vanessa, Robinson estuvo con ella en su residencia toda la noche. Luego se retractó y admitió que mintió en las primera entrevista, y, que esa noche, se había ido a un largo viaje con su novio a un parque en Belton a ver las estrellas para luego regresar a la casa.

Posteriormente, Aguilar le dijo a las autoridades que su pareja le confesó que había golpeado a Guillén en la cabeza varias veces con un martillo en la armería y que la joven no salió viva de allí.

De acuerdo con el texto legal, “para disponer más fácilmente del cadáver y ocultar el cuerpo de la mujer muerta, Robinson y Aguilar procedieron a desmembrar el cadáver de la joven. Ellos usaron un hacha o un hacha pequeña (hatchet or ax) y un cuchillo tipo machete. Ellos removieron las extremidades y la cabeza del cuerpo. SPC Robinson y Aguilar intentaron quemar el cuerpo; sin embargo, el cuerpo no se quemaba”.

Adicional, la denuncia revela que Aguilar ayudó a las autoridades de ley a localizar a Robinson mientras se encontraba caminando por Killeen, Texas. Cuando el Especialista del Ejército fue abordado, este 30 de junio, por un agente, Robinson sacó un arma y se disparó en la cabeza, precisa la cronología de eventos en la denuncia.

Aparentemente, el presunto homicida se molestó cuando Guillén le reclamó sobre su relación con Aguilar.

La muchacha, que trabajaba en un garaje de gasolina, está separada de un exsoldado de Fort Hood, aunque todavía se encuentran casados legalmente.

El caso Guillén provocó movilizaciones en todo el país que iniciaron con el llamado para encontrar a la joven (Find Vanessa Guillen) y han llevado a cambios de mando en la alta jerarquía de la base así como nuevas medidas contra el problema generalizado de acoso y abuso sexual contra mujeres en las Fuerzas Armadas.

Informe oficial del Ejército de EE.UU. confirmó acoso y maltrato sexual contra Vanessa Guillén

Antes de que Vanessa desapareciera, la joven de 20 años le había confesado a su madre que era víctima de acoso por superiores en la base militar.

Poco más de un año después del asesinato, el Ejército de Estados Unidos admitió por primera vez que la soldado fue víctima de “acoso y maltrato sexual” por un superior de la base antes de ser asesinada, según la investigación interna cuyos hallazgos fueron divulgados el 30 de abril pasado. El informe reveló además que Robinson, había acosado sexualmente a otra militar.

El reporte no arrojó evidencia suficiente para concluir que Robinson acosó sexualmente a Guillén o que mantenían alguna relación fuera de su entorno laboral.

Te puede interesar: