La carne roja incrementa el riesgo de sufrir enfermedad cardiaca, revela estudio que duró 30 años

Una investigación realizada durante tres décadas encontró que el consumo de carne roja y carnes procesadas está vinculado con un mayor peligro de sufrir afecciones del corazón

La carne roja incrementa el riesgo de sufrir enfermedad cardiaca, revela estudio que duró 30 años
A mayor consumo de carne roja, mayor riesgo de sufrir enfermedades del corazón.
Foto: Unsplash

La ecuación es muy simple: entre más carne roja comas mayor será tu riesgo de sufrir enfermedad cardiaca en algún momento de la vida. A esta conclusión llegó un estudio realizado durante 30 años entre más de 1.4 millones de personas en todo el mundo.

De acuerdo con la investigación, realizada por la Universidad de Oxford, consumir carne roja sin procesar y carne roja procesada incide negativamente en la salud del corazón y el sistema cardiovascular en general, debido a su alto contenido de grasas saturadas, sodio y sustancias inflamatorias.

Las grasas saturadas se acumulan en las arterias e impiden el paso libre de la sangre hacia el corazón y otros órganos, lo que podría desencadenar infartos o aterosclerosis, es decir, depósitos de placa en las arterias y sus paredes. El sodio, particularmente contenido en las carnes procesadas como embutidos, hamburguesas, carnes secas, ahumadas o saladas, va de la mano con la hipertensión arterial. Investigaciones anteriores han demostrado el vínculo de la inflamación general del cuerpo con el riesgo de desarrollar diferentes tipos de cáncer.

En el mundo, la enfermedad cardiaca también conocida como cardiopatía isquémica es la principal causa de muerte, discapacidad y sufrimiento humano, y afecta a unos 126 millones de personas.

La carne procesada es peor

La mega investigación, publicada en la revista Critical Reviews in Food Science and Nutrition, especifica que por cada 50 gramos ingeridos (1.75 onzas) de carne de cerdo, cordero o res, el riesgo de padecer enfermedades del corazón se incrementa un 9%.

El peligro se duplica al 18% si se consumen 50 gramos de carne procesada como salchichas, tocino o jamón. Si consideramos que un corte de carne que se ofrece comúnmente en un restaurante puede pesar de 255 a 340 gramos (entre 9 y 12 onzas), o incluso más, es momento de sacar tus cuentas.

No es la primera vez que se asocia el consumo de carne roja con padecimientos graves de salud. Desde 2015 la Organización Mundial de la Salud reconoce que este tipo de alimento es un factor para padecer cáncer colorrectal.

De acuerdo con datos de la American Society of Clinical Oncology (ASCO), el cáncer colorrectal es el tercer tipo de cáncer más frecuente en hombres y mujeres en Estados Unidos, sin incluir el cáncer de piel. Además, cada vez afecta a adultos más jóvenes, al punto que se estima que pronto este tipo de cáncer será el cuarto más común en hombres y mujeres de entre 30 y 39 años de edad. En promedio, un enfermo de cáncer colorrectal tiene una esperanza de vida de apenas cinco años.

Si esta información resuena en tu cabeza y te gustaría hacer algo para disminuir tu consumo de carne roja, aquí te dejamos algunas sencillas recomendaciones para dejar de comerla.