Disparos interrumpen repentinamente funeral de presidente de Haití, Jovenel Moïse

Las delegaciones de Estados Unidos y de otros países que se encontraban en el entierro tuvieron que abandonar el lugar antes de tiempo. Hasta el momento no se han reportado heridos.

La primera dama de Haití, Martine Moise, se despide de su esposo, el presidente Jovenel Moïse.
La primera dama de Haití, Martine Moise, se despide de su esposo, el presidente Jovenel Moïse.
Foto: Orlando Barria / EFE

La ceremonia de entierro del presidente de Haití, Jovenel Moïse, asesinado a balazos el pasado 7 de julio en su residencia privada, fue matizada por disparos provenientes de las protestas que continúan en la isla.

El reporte esta tarde de la cadena BBC indica que las delegaciones de Estados Unidos y de otros países que se encontraban en la despedida tuvieran que abandonar el lugar después de que se escucharan disparos.

La Policía tuvo que lanzar gases para controlar a los manifestantes, según informó la agencia Reuters.

Testigos citados por Reuters dijeron haber oído disparos y olido el gas.

Las autoridades no han reportado daños personales ni heridos entre los asistentes a la ceremonia.

Los disparos se reportaron a minutos de iniciada la ceremonia

Las detonaciones se reportaron minutos después de que una banda musical y un coro de una iglesia abrieran la ceremonia.

A pesar del imprevisto, el servicio funerario continuó con discursos por parte de parientes del fallecido.

Las protestas en Cap-Haitien empezaron desde la víspera del funeral, lo que obligó un amplio despliegue de seguridad.

Algunos de los manifestantes lanzaban ataques a las autoridades en los que los responsabilizaban por la muerte de Moïse.

Algunos tildaban de “asesino” al jefe de la Policía Nacional, Léon Charles.

No está claro el bando al que pertenecen los manifestantes.

La cadena de noticias británica indicó que las movilizaciones en el país están encabezadas por los detractores de Moïse.

Pero, el reporte de la agencia Europa Press señala que los airados pedían justicias tras el magnicidio.

La embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Linda Thomas Greenfield, y su delegación salieron del evento antes debido a los balazos.

“El pueblo de Haití merece democracia, estabilidad, seguridad, y prosperidad, y nosotros estamos con ellos en este tiempo de crisis”, compartió Thomas-Greenfield en Twitter. “Nosotros instamos a todos a expresarse pacíficamente y abstenerse de la violencia”, añadió la funcionario.

Los restos mortales de Moïse, quien recibió 12 balazos la madrugada de la emboscada, fueron cargados por un grupo de deudos en un ataúd cubierto con la bandera nacional haitiana.

El cadáver fue enterrado en un terreno propiedad de su familia.

Su viuda, Martine, quien resultó herida en el atentado y recibió tratamiento en Miami, Florida, se encontraba entre los asistentes.