Casa de Thalia en Nueva York se inundó por Tormenta Ida y temen explosión

La intérprete de ‘Arrasando’ teme por la integridad de hogar porque varios cables eléctricos han quedado bajo el agua, además de su gimnasio y estudio de grabación

Thalía compartió los daños que dejó el paso del huracán Ida en su hogar.
Thalía compartió los daños que dejó el paso del huracán Ida en su hogar.
Foto: Mezcalent

Thalía compartió a través de sus redes sociales y con un video cómo ha quedado su hogar debido a las fuertes tormentas de Nueva York. El paso del huracán Ida ha golpeado a varias celebridades. Cardi B y Thalía se han visto afectadas ya que sus propiedades literalmente se han inundado. En el caso de la mexicana, ésta teme incluso por una explosión, ya que varios cables eléctricos han quedado bajo el agua. Y otros han estado a punto de mojarse.

Se sabe que el servicio meteorológico dio alerta de inundaciones esto para las principales zonas de la ciudad. En esta caso hablamos de ciudades como Brooklyn, Manhattan y Queens y alertaron que podría prolongarse el mal tiempo.

En el caso de Thalía, ésta ha dejado ver todos los espacios de su hogar que se vieron inundados: su gimnasio, estudio de grabación y un espacio para grabar sus videos quedaron expuestos al agua, y en este último tiene varias lámparas rodeadas por una serie de cables y conexiones que de momento están cubiertos por agua, de ahí su temor por una posible explosión.

“¡Qué está pasando en mi casa! No, no no, ¡esto va a explotar!”, gritó al ver los cables conectados y el agua subiendo sobre ellos. “No por favor, la electricidad, las luces, todo. Es la fuente de la juventud, mi casa”, dijo Thalía medio en serio, medio en broma al mostrar el desastre.


Te podría interesar: Alaïa ya no quiere compartir cama con Adamari López, pide dormir sola pero siempre en el cuarto de mamá
Javier Ceriani estalla contra El Gordo y la Flaca, los llama “descarados” y les pide que dejen de jugar sucio
Con un vestido corto y amarillo Águeda López se paró sobre un piso de espejo: cuidado al mirar abajo