Inflamación crónica: cómo reducirla con bebidas naturales de frutas y vegetales

La inflamación es una respuesta natural del sistema inmunológico, sin embargo cuando se torna crónica se asocia con graves consecuencias para la salud. De acuerdo con los expertos bajar de peso y aumentar el consumo de frutas y verduras a través de jugos naturales, es una buena manera de combatir la inflamación

La inflamación crónica es el origen de la mayoría de las enfermedades crónicas, como es el caso de la obesidad, el cáncer, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.
La inflamación crónica es el origen de la mayoría de las enfermedades crónicas, como es el caso de la obesidad, el cáncer, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.
Foto: Foto de Anete Lusina en Pexels / Pexels

Es importante aclarar que la inflamación es una respuesta fisiológica normal del sistema inmunológico. Para mayor contexto: un proceso inflamatorio empieza cuando los compuestos químicos son liberados por el tejido dañado, como respuesta, los glóbulos blancos producen sustancias que hacen que las células se dividan y crezcan para reconstruir el tejido para ayudar a reparar la lesión. Una vez que sane la herida, terminará el proceso inflamatorio. Sin embargo, en el caso de la inflamación crónica, el proceso inflamatorio puede empezar aún cuando no haya lesión, y no termina cuando debería terminar. Lo peligroso es que la inflamación crónica es el origen de la mayoría de las enfermedades mortales y degenerativas, es por ello que cada día son más las personas interesadas en combatirlas. No es ningún secreto decir que la dieta juega un papel esencial.

La inflamación crónica puede ser causada por infecciones que no desaparecen, por reacciones inmunitarias anormales a los tejidos normales o por estados como la obesidad. Con el tiempo, la inflamación crónica puede causar daño al ADN y llevar al cáncer, además suele derivarse en enfermedades crónicas del intestino com la colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn y otras.

Si bien es útil que nuestro cuerpo tenga este mecanismo de defensa, demasiada inflamación puede ser algo malo. Por fortuna existen formas naturales de reducir la inflamación enfocadas en el estilo de vida y una de las más relevantes es la calidad de la alimentación, las frutas y verduras simplemente brillan por sus propiedades antiinflamatorias. Una de las formas más sencillas de incluirlas es beber jugos frescos. 

Es importante mencionar que comer frutas y verduras es la mejor forma para obtener todos sus nutrientes, sobre todo la fibra y además es un hábito con mayor potencial saciante. Sin embargo, un buen truco para consumirlas más es beberlas en jugos y de hecho es una buena manera de aumentar la ingesta de vitaminas y minerales esenciales. Además de potenciar la hidratación, lo mejor de todo es que se prestan para crear todo tipo de coloridas y creativas combinaciones.

De acuerdo con información liberada por Harvard Health, los tomates y otras frutas como las fresas, los arándanos, las cerezas y los cítricos como naranjas, mandarinas, toronjas y limones, se encuentran entre los mejores alimentos para ayudar a reducir la inflamación en curso. De acuerdo con los expertos elaborar jugos que contengan estas frutas, hace que sea más fácil consumir mayores cantidades de estos alimentos que reducen la inflamación y de una forma especialmente atractiva y deliciosa ¿El secreto? Apostar por mezclas atractivas y utilizar siempre ingredientes frescos y de temporada.

Es cierto que los jugos son ricos en azúcar, sin embargo apostar por las combinaciones y cantidades correctas puede ser un gran aliado para la salud; no solo para combatir la inflamación. Los jugos se asocian con efectos estimulantes y refrescantes, pueden ser un gran aliado en la depuración del organismo, mejoran la digestión y la salud intestinal. Son un gran protector hepático, promueven una piel sana, aumentan el consumo de nutrientes esenciales y ayudan a bajar de peso. Inclusive reducen la grasa abdominal y mejoran la calidad el sueño.

Lo mejor de todo es que la naturaleza es sabia y cada ingrediente se asocia con diferentes beneficios curativos. Tal es el caso de un estudio liberado por la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon, en el cual se promociona beber jugo de cereza ácida como una forma más efectiva y segura de tratar la inflamación que tomar medicamentos como el ibuprofeno.

De acuerdo con los expertos la mejor manera de tratar la inflamación es perder peso, comer más frutas y verduras. Además, es importante considerar que todo aquello que sea ultraprocesado provocará inflamación; por lo tanto la primer regla para tener éxito al seguir una dieta antiinflamatoria es evitar todo alimento que no provenga de una fuente natural. Por lo tanto es indispensable evitar el consumo de productos industriales que se destacan por su contenido en carbohidratos refinados, como pan blanco, bollería y pasteles, los alimentos fritos, ricos en azúcar y bebidas endulzadas, así como las carnes rojas (hamburguesas, filetes) y carnes procesadas (jamones y embutidos), margarinas, mantequilla y manteca. Se destacan por su alto valor calórico, contenido en azúcar, harinas refinadas, grasas saludables y sodio.

Para potenciar los beneficios de los jugos naturales, se recomienda integrar otros alimentos de propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Entre las principales recomendaciones se encuentran los vegetales de hoja verde, arándanos, aguacates, manzanas, papaya y ciruelas. Los frutos secos como las nueces, almendras, piñones y pistaches, son saciantes y aportan otros importantes nutrientes. Las semillas de linaza, chía y calabaza, son ideales aportan ácidos grasos omega-3 y mucha fibra. También las hierbas medicinales son magníficas como es el caso de la menta, hierbabuena, aloe vera, manzanilla y muchas más. Mejor aún las especias serán un grandioso aliado, sobre todo el jengibre, cúrcuma, canela y cardamomo.

Te puede interesar: