La reconciliación presupuestaria es solución para reunir familias separadas por la burocracia migratoria

La reforma migratoria debe incluirse en el proceso de conciliación presupuestaria para garantizar la equidad para las familias inmigrantes

Se necesita que los líderes políticos actúen con valentía y apoyen a la mayoría de los estadounidenses que desean mejorar el sistema de inmigración.
Se necesita que los líderes políticos actúen con valentía y apoyen a la mayoría de los estadounidenses que desean mejorar el sistema de inmigración.
Foto: John Moore / Getty Images

Hace treinta y cinco años, Adelina presentó una solicitud de visa para una de sus hijas que vivía en Filipinas. No se habían visto en años y Adelina quería comenzar el proceso legal para reunir a su familia.

Se necesitaron 10 años solo para recibir la confirmación de recibo del gobierno de los Estados Unidos. 15 años más para que el gobierno solicitará documentación adicional. Fueron 25 años dedicados al primer paso y 25 años en donde una madre fue separada de su hija como tantos trabajadores filipinos y mexicanos.

Mientras esperaba documentación, a la hija de Adelina no se le permitió obtener una visa de turista para visitar a su madre debido a las arcanas reglas de inmigración. Imagínese tener que esperar 25 años antes de que se le permita viajar o visitar a un familiar que resida en los Estados Unidos. Ahora, imagine proporcionar todos los documentos solicitados, asistir a múltiples entrevistas y compartir información privada solo para esperar otros 10 años para recibir una respuesta. La hija de Adelina pasó 35 años “esperando en la fila” solo para que la administración de Trump le negara la entrada a Estados Unidos. Este escenario no es una exageración, es una historia real y un testimonio de la burocracia fallida que plaga nuestro sistema de inmigración basado en la familia.

Adelina falleció en el 2016 y no pudo ver el resultado de este proceso de décadas. Su hija Richel, que es ciudadana estadounidense, enfermera jubilada y residente permanente de los Estados Unidos junto con su nieto Michael Milan, quién es un miembro orgulloso de la Alianza Laboral Asiático-Pacífico Americana (APALA), ahora continúan la lucha para arreglar el gran problema en el sistema de inmigración de este país.

Cientos de miles de familias se ven obligadas a esperar décadas antes de poder reunirse. Una vez al frente de la fila, muchas de sus visas son negadas debido a prohibiciones de inmigración y decisiones ejecutivas anti-familiares tomadas por Trump. Esta burocracia derrochadora y dañina es simplemente inaceptable. El Congreso debe reformar el sistema de inmigración familiar.

Necesitamos que los demócratas actúen. No podemos olvidar los años de ataques que la Administración de Trump cometió contra el sistema de inmigración familiar, calificándolo como “migración en cadena”. El liderazgo del Senado se encuentra ahora en una posición sólida para avanzar en las disposiciones fundamentales para solucionar el retraso de la inmigración familiar y garantizar que haya suficientes visas disponibles para las familias que esperan reunirse. Una y otra vez, la retórica que pide “moderación” o “compromiso” ha sido una táctica para endulzar las disposiciones antiinmigrantes y las píldoras envenenadas que devalúan a las familias. No podemos permitir que eso vuelva a suceder: hay demasiadas vidas en juego y hay demasiado en juego. Necesitamos que los 50 senadores demócratas y los 220 representantes mantengan la línea.

 Después de años de organización de nuestras comunidades y victorias políticas significativas en todo el país en ambas cámaras, los demócratas no pueden concluir este año sin ganar.

La reforma migratoria debe incluirse en el proceso de conciliación presupuestaria para garantizar la equidad para las familias inmigrantes.

Abordar los retrasos a través del proceso de conciliación presupuestaria en el congreso no es nuevo. En 2005, el Senado aprobó por medio de la reconciliación una versión de lo que finalmente se convirtió en la Ley de Reducción del Déficit e incluyó un lenguaje para procesar visas de inmigrantes (es decir, tarjetas de residencia) que no se usaron en años anteriores, para su uso en años futuros. La regla Byrd, una regla impuesta por el parlamentario para evaluar si una propuesta tiene un impacto presupuestario, fue superada nada menos que por la inmigración basada en la familia. Y tiene sentido por qué: la mayoría de los nuevos residentes permanentes en los EE. UU. Vienen a través de este sistema (66% de todos los nuevos titulares de tarjetas verdes en 2017).

Necesitamos que nuestros líderes políticos actúen con valentía y apoyen a la mayoría de los estadounidenses que desean mejorar el sistema de inmigración.

Ha llegado el momento de actuar. El Comité Judicial del Senado debe incluir disposiciones que aborden los retrasos de inmigración de décadas y ayudar a los cientos de miles de familias que esperan su oportunidad de reunirse con sus seres queridos.

Angelica Salas es una líder nacional en la lucha por una reforma migratoria y justicia migrante. Es directora executiva de CHIRLA y miembro de la coalicion Value Our Families.   Alvina Yeh, es la directora executiva de Asian Pacific American Labor Alliance (APALA) y miembro de la coalicion Value Our Families trabajando para arreglar el sistema migratorio para familias.