“Biden es como Trump”: Francia lidera furia de Europa por acuerdo militar AUKUS entre EE.UU., Londres y Australia “contra China”

Según los firmantes, el nuevo pacto AUKUS busca reforzar la cooperación en tecnologías avanzadas de defensa, como inteligencia artificial, sistemas submarinos y vigilancia de larga distancia. Otros lo ven como una movida para contrarrestar el poder de China en la región Indo-Pacífica

Los presidentes Biden y Macron sonrientes en la última G7, junio 2021.
Los presidentes Biden y Macron sonrientes en la última G7, junio 2021.
Foto: PHIL NOBLE/POOL/AFP / Getty Images

AUKUS, el nuevo acuerdo militar entre Australia, EE.UU. y Reino Unido, generó un airado rechazo en Francia: el ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dijo que la nación oceánica los había “atacado por la espalda” y “traicionado” la “relación de confianza” entre ambos países.

Le Drian tampoco ahorró críticas hacia EE.UU.: del presidente Joe Biden dijo en la emisora de radio ‘France Info’ que “esta decisión unilateral, brutal, imprevisible, se parece mucho a lo que hacía el presidente Trump”. Mensajes que bien se pueden concentrar en otra de las frases emitidas por el canciller francés: “Esto no se hace entre aliados”.

Como parte del acuerdo, Australia canceló un millonario contrato con la empresa francesa Naval Group y ahora los submarinos los hará EE.UU. y contarán con tecnología nuclear. “Un movimiento que tampoco ha gustado a China, que exige a Australia respetar los acuerdos en la región Indo-Pacífica contra el uso nuclear”, acotó France24.

Además, desde Francia sienten que la nueva alianza tiene implicaciones geoestratégicas y se sienten marginados en una región donde tienen gran presencia territorial y de soberanía con numerosos archipiélagos e islas como Polinesia, Nueva Caledonia y Reunión.

La Unión Europea (UE) también ha expresado su sorpresa ante el acuerdo AUKUS anunciado el miércoles entre Australia, EE.UU. y Reino Unido. El alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, dijo que el bloque no fue informado previamente sobre el pacto y señaló que su anuncio marca un buen momento para “elevar la reflexionar sobre la cuestión de la autonomía estratégica” de la Unión.

“El plan es visto por los analistas como un esfuerzo para contrarrestar la presencia de Pekín en mar de China Meridional. La región ha estado en disputa durante años”, recordó BBC Mundo. “Aunque en el anuncio del acuerdo no mencionaron directamente a China, los líderes de EE.UU., Reino Unido y Australia se refirieron repetidamente a preocupaciones de seguridad regional que, según dijeron, habían “crecido significativamente”.

Según los firmantes, el nuevo pacto AUKUS busca reforzar la cooperación en tecnologías avanzadas de defensa, como inteligencia artificial, sistemas submarinos y vigilancia de larga distancia. Y, aunque no se ha nombrado a China, también se ve como un movimiento para contrarrestar el poder de Beijing en la región Indo-Pacífica.

El contrato de Australia con Naval Group estaba valorado en 56,000 millones de euros, surgió de unas conversaciones en 2014 y se esperaba la entrega del primero de doce submarinos en 2027. Ahora Australia apuesta, en el marco del pacto AUKUS, a por lo menos ocho submarinos estadounidenses.

La principal novedad es que la tecnología de los nuevos buques contará con propulsión nuclear, utilizando la experiencia de Estados Unidos. Los submarinos franceses iban a ser diésel-eléctricos.

El primer ministro australiano, Scott Morison, justificó la decisión: “Por supuesto que están decepcionados (…) Han sido buenos socios. Se trata de nuestro interés estratégico, nuestros requisitos de capacidad estratégica y un nuevo entorno geopolítico y hemos tenido que tomar esa decisión”.

Hace unas semanas el ayatolá Ali Jamenei, líder supremo de Irán, hizo una declaración parecida: “Biden no es diferente a Trump; los estadounidenses no tienen vergüenza”, en medio del acuerdo nuclear paralizado entre ambos países.