“Messi hace más débil al PSG, no entiendo que digan que son candidatos”

Michael Owen, quien ganó el Balón de Oro en 2001, criticó el empate 1-1 del PSG contra el Brujas. Considera que el astro argentino es el principal problema de Mauricio Pochettino

Messi, Neymar y Mbappé durante un entrenamiento del PSG
Messi, Neymar y Mbappé durante un entrenamiento del PSG
Foto: FRANCK FIFE / Getty Images

El PSG es uno de los grandes favoritos para conquistar la Champions League, en vista de los jugadores que incorporó este año. Sin embargo, en la jornada inaugural del certamen europeo tuvo una noche de espanto: no pudo pasar del empate 1-1 contra el modesto Brujas, y esto causó decepción en muchos.

Michael Owen, quien ganó el Balón de Oro en 2001, fue uno de los que más criticó el juego del equipo parisino y, sobre todo, la actuación de su tridente ofensivo: Lionel Messi, Neymar Jr. y Kylian Mbappé. Los tres demostraron que todavía les resta camino por recorrer para entenderse dentro de la cancha.

“Son jugadores fenomenales, pero los tres juntos son más débiles, en mi opinión, y no entiendo que sean uno de los favoritos (para ganar la Champions). Creo que los equipos ingleses son muy, muy superiores. De hecho, creo que los fichajes de jugadores como (Gianluigi) Donnarumma o Sergio Ramos les añaden más posibilidades de ganarla que el de alguien como Messi“, dijo Owen en BT Sports.

El exfutbolista inglés considera que Messi es el principal problema del PSG, a pesar de que el astro argentino tuvo una ocasión clara contra el Brujas, estrellando un balón contra el poste: “Creo que la llegada de Messi hace débil al PSG, también porque no hay tantas conexiones entre Mbappé y Neymar“.

Por su parte, el entrenador del cuadro parisino, Mauricio Pochettino, insiste en que necesita tiempo y trabajo para que su tridente ofensivo se entienda en el campo y pueda jugar bien. “Estaba claro y lo expliqué los últimos días: tenemos que formar un equipo”, expresó el argentino tras empatar con el Brujas.

También puedes leer: Lionel Messi en el PSG: una mina de oro sin haber jugado dos partidos completos