Presionan a gobernadora Hochul para que decrete pago mínimo de $15 más las propinas a trabajadores de restaurantes

El 'sinsabor' de los bajos salarios en esta industria se mezcla con un ingrediente muy amargo: los ascendentes maltratos de clientes por los controles del COVID-19

Organizaciones denuncian que grandes cadenas de restaurantes abusan con el pago de los 'tips'.
Organizaciones denuncian que grandes cadenas de restaurantes abusan con el pago de los 'tips'.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

“¡Salario legal de $15 la hora, más nuestras propinas!… y además un trato más humano”.

La frase anterior resume la petición por décadas de la fuerza laboral de restaurantes y bares de la Gran Manzana, pero que este miércoles se convirtió en una solicitud formal a la gobernadora Kathy Hochul por parte de líderes sindicales, asambleístas y trabajadores de esta industria, en su mayoría inmigrantes de origen hispano.

En una manifestación en Times Square, respaldada por la organización ‘One Fair Wage’ (OFW), que aboga por los trabajadores de servicios, se llamó la atención a la mandataria estatal para que firme un decreto ejecutivo de igualdad salarial, que beneficie a un sector que consideran vital para la recuperación post pandémica de Nueva York.

A los bajos ingresos se adicionan una serie de incidentes y maltratos que denuncian estos trabajadores, tanto por parte de los clientes, como por algunos patrones.

La colombiana Bárbara Castaño, de 45 años, cuenta que primero muchos clientes se mostraban hostiles cuando se le exigía usar máscaras. Ahora, todo es peor con la prueba de vacunación.

“Uno trata con toda la amabilidad a quienes vienen a estos negocios, pero hasta golpes e insultos se reciben por tratar de cumplir con las normas que impone la pandemia. Y si a eso le sumas que existen jefes abusivos que se quedan con tus propinas, terminas trabajando horas, expuesta a humillaciones, por dos centavos”, dijo la inmigrante.

El último incidente de esta naturaleza que reportó la semana pasada el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) fue cuando la anfitriona en un popular restaurante en Manhattan fue agredida verbalmente, golpeada y arañada por tres mujeres, solo por solicitar las pruebas de que habían sido vacunadas contra COVID-19.

La mexicana Ana Ramírez: “solo exigimos un trato humano y justo” (Foto: F. Martínez)

Cuentas que no cuadran

La mexicana Ana Ramírez, quien por 15 años ha estado en diferentes posiciones de grandes cadenas de restaurantes de Manhattan, reiteró que con las nuevas políticas de control del COVID-19, se ha agudizado la hostilidad por parte de los clientes.

“Yo he visto como muchos managers tratan a mis compañeros como si fueran animales. Yo he recibido hasta golpes. Nosotros solo exigimos un trato justo y un salario adaptado a las leyes. Ahora con la pandemia todo es peor”, dijo Ana.

Organizaciones como OFW reportan que en gran parte de los restaurantes de la ciudad de Nueva York los empleados reciben entre $9 y $11 dólares la hora, porque se supone que el complemento de las propinas permite equiparar con el salario mínimo legal de Nueva York que son $15 por hora. Aunque en las cuentas de muchos trabajadores esto no cuadra del todo.

“Vemos que en muchos casos los dueños de los restaurantes se quedan con el 5% de las propinas, además las pagan a la semana o cada quince días, después que ellos trabajan con ese dinero que nosotros obtenemos diariamente. Y con nuestra mejor sonrisa”, destacó Ana.

Un informe del pasado mayo de One Fair Wage concluye que la supuesta escasez de trabajadores en la industria de los restaurantes en todo el país se debe realmente “a una escasez de salarios justos”. Y Nueva York no es la excepción.

En general, los trabajadores informan que la disminución en las propinas y el aumento del acoso y la hostilidad por parte de clientes ha empeorado en 2021, incluso más que en 2020. 

Más del 75% de los trabajadores que reciben ‘tips’ informan que sus ingresos han disminuido este año y más de la mitad (54%) denuncia un aumento de situaciones de acoso relacionados con la aplicación de los protocolos de seguridad por el COVID-19.

El senador estatal Brad Hoylman se unió a la petición de un decreto de “mínimo legal” independientemente de las propinas a los empleados de esta industria. (Foto: F. Martínez)

Petición sobre la mesa

También el senador estatal Brad Hoylman se unió a la petición de un decreto que obligue a los propietarios de bares y restaurantes a pagar el salario mínimo legal a sus empleados, independientemente de que reciban propinas.

“Es momento de lograr que se cumplan las leyes laborales de Nueva York y más aún con estos trabajadores que son vitales para nuestras ciudades. Nos unimos a esta exhortación a la gobernadora para honrar el esfuerzo de esta masa laboral”, dijo el legislador.

En este sentido, un portavoz de la gobernación dijo a El Diario que “se trabaja en varios frentes” para poder lograr la “justicia laboral” para todos los neoyorquinos, que son parte fundamental en la economía y la recuperación post pandémica.

“En poco tiempo esta administración ha dado algunos pasos”, indicó la fuente.

La otra cara de la moneda

En la Gran Manzana, los restaurantes vieron su menor aumento mensual en puestos de trabajo en lo que va del año, el pasado agosto, con base a algunos reportes revelados por la industria de la hospitalidad.

“Los dueños de los restaurantes me dicen que todavía operan con poco personal. Los trabajadores irán regresando porque están terminando los beneficios del desempleo, pero todos los gerentes todavía tienen desafíos de contratación”, dijo Andrew Rigie, director ejecutivo de NYC Hospitality Alliance.

Algunos propietarios de pequeños restaurantes como el mexicano Serafín Acosta, quien tiene un negocio de apenas seis mesas en el centro de Manhattan, interpretan esta realidad de manera distinta.

“Las grandes cadenas recibieron miles de dólares en apoyo estatal y federal, nosotros con costo podemos mantenernos después de meses de restricciones. Para poder contratar a alguien es imposible. Por eso trabajo con mis hijos. Ni a ellos mismos le puedo pagar el mínimo. Solo que hagan con sus propinas. Sino tendría que cerrar”, lamentó.

Industria en crisis

  • 1,000 bares y restaurantes aproximadamente han cerrado definitivamente sus puertas en la Gran Manzana desde marzo de 2020 debido a la recesión económica provocada por la pandemia.
  • 27,000 bares y restaurantes operaban en la Gran Manzana previo a la crisis de salud pública.
  • 1 de cada cinco trabajadores de la industria de los bares y restaurantes en la ciudad de Nueva York se calcula es de origen hispano.