Demócratas y republicanos logran acuerdo en el Senado para aumentar techo de la deuda

Los senadores lograron desactivar una "bomba económica" para Estados Unidos marcada para el 18 de octubre al acordar un incremento al techo de la deuda, pero todavía falta su aprobación y que trabajen en un plan final, pues la negociación solamente contempla hasta inicios de diciembre

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer.
El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer.
Foto: C-SPAN / Cortesía

Este jueves, el Senado podría aprobar el nuevo techo de la deuda tras un acuerdo entre demócratas y republicanos, confirmado por el líder de la mayoría, Chuck Schumer (Nueva York), esta mañana en el pleno.

“Hemos llegado a un acuerdo para extender el techo de la deuda hasta principios de diciembre, y esperamos poder aprobarlo tan pronto como hoy”, dijo Schumer.

Dicho acuerdo fue hecho con el líder de la minoría, Mitch McConnell (Kentucky), pero una fuente en el Senado indicó que los demócratas todavía temen que haya un boicot por parte de otros republicanos, lo cual afectaría los planes, pues se requieren 10 miembros de esa bancada para aprobar la moción.

Si el plan avanza, los demócratas tienen una nueva ventana que les permitirá concentrarse en otros temas, como la negociación del proyecto de ley de proceso de Reconciliación, para aprobar el paquete económico de $3.5 billones de dólares.

También será necesario un nuevo acuerdo para el nuevo presupuesto de la Administración del presidente Joe Biden, así como lograr la aprobación de un techo de deuda anual, pues el impacto negativo para los Estados Unidos es incalculable.

El economista Andrés Vinelli, vicepresidente de Políticas Económicas del Center for American Progress (CAP), explicó que a pesar de que parece un asunto técnico y los estadounidenses se ven alejados de ello, si no se aprueba un aumento al tope de la deuda habría impacto en los bolsillos de millones de personas y un daño severo a la economía en general.

“El Gobierno no podría mandar cheques a gente jubilada con Seguridad Social; no podría pagar la deuda a sus acreedores”, advirtió. “Un montón de servicios que el gobierno provee deberían dejar de ser suministrados”.

Vinelli recordó que hace 10 años hubo una situación similar en el Congreso y aunque al final se aprobó el nuevo techo de la deuda, las negociaciones complicaron la recuperación económica de EE.UU.

“La gente en el mercado financiero consideró que se perdió parte de la confianza en Estados Unidos”, dijo. “Subieron las tasas de interés para la deuda pública, pero también para las hipotecas que la gente tiene que pagar”.