Exclusiva

5 formas en que el Congreso afectaría a millones de personas sin aprobar nuevo techo de la deuda

El 18 de octubre es la fecha límite para que el Congreso apruebe un nuevo tope de deuda a la Administración Biden, de lo contrario se podrían dejar de pagar jubilaciones, salarios de militares, ayudas a familias y servicios médicos, además de otros impactos económicos

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, y el de la minoría, Mitch McConnell.
El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, y el de la minoría, Mitch McConnell.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

Parece un simple juego político entre demócratas y republicanos, pero los congresistas “están jugando con fuego” y con los bolsillos de las personas, incluso con vidas, si no aprueban a tiempo ampliar el techo de la deuda al Gobierno del presidente Joe Biden.

Aunque los estadounidenses parecen lejanos a ese problema que debe resolverse antes del 18 de octubre, la realidad es que serían impactados directa o indirectamente y por un largo periodo, advierte Andrés Vinelli, vicepresidente de Políticas Económicas del Center for American Progress (CAP).

“El Gobierno no podría mandar cheques a gente jubilada con Seguridad Social; no podría pagar la deuda a sus acreedores”, advirtió. “Un montón de servicios que el gobierno provee deberían dejar de ser suministrados”.

Entre esos servicios se encuentran:

1. Se dejarían de pagar jubilaciones a más de 50 millones de personas.

2. Tampoco se pagaría a los militares y a los empleados públicos, lo que afectaría los servicios del Gobierno en general, incluidos colegios y seguridad pública.

3. También hay impacto en servicios médicos, como hospitales y proveedores de servicios como Medicare y Medicaid.

4. El IRS no podría enviar los apoyos para los niños.

5. El impacto al condicionarse la ampliación podría afectar las tasas de interés para hipotecas, pues las calificadoras bajan la confianza en la Administración estadounidense.

Vinelli recordó que hace 10 años hubo una situación similar en el Congreso.

“Se dio un volantazo con el cual no nos fuimos al precipicio”, dijo. “Hemos logrado escapar de este problema, pero la gente en el mercado financiero consideró que se perdió parte de la confianza. Subieron las tasas de interés para la deuda pública, pero también para las hipotecas que la gente tiene que pagar”.

Añadió que incluso el financiamiento de las empresas se volvió más caro, “por juego un poco irresponsable del Congreso” y, por ende, la economía tardó más tiempo en recuperarse.

“Esto puede tener consecuencias bien reales en el bolsillo de la gente”, advirtió Vinelli. “Estamos en una situación inédita. Se está jugando con fuego y no se sabe cuán grande sería el incendio”.

Qué pasa en el Senado

La Cámara de Representante ya aprobó aumentar el tope de la deuda, pero el problema está en el Senado, donde los republicanos han bloqueado la decisión.

Sin embargo, el líder de la minoría, Mitch McConnell (Kentucky), afirmó este miércoles que su bancada apoyaría una decisión “de corto plazo”, es decir, un tope de deuda hasta diciembre, lo que pondría a la Administración Biden en el mismo predicamento.

El líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer (Nueva York), someterá este miércoles la moción para aprobar a moción a mayoría simple y el jueves sería la votación final. Esa decisión deberá ser respaldada por los republicanos.

“El Senado votará sobre la clausura del mensaje aprobado por la Cámara que suspendería el techo de la deuda hasta diciembre de 2022”, indicó Schumer. “El Senado votará para aprobar este proyecto de ley por mayoría simple (el jueves)”.

El presidente Biden insistió este martes en la necesidad de avanzar con la aprobación.

“Lo que pagamos es lo que nos mantiene como una gran nación: beneficios del Seguro Social para personas mayores, salarios para miembros valientes del servicio y beneficios para veteranos, y otras obligaciones financieras para nuestra gente y nuestra nación”, advirtió. “Podemos cumplir con esas obligaciones en función de los ingresos que recibimos de los impuestos y en función de nuestra capacidad para pedir prestado cuando sea necesario”.

¿Un problema nuevo?

El economista Vinelli recuerda que este no es un problema nuevo, pero en pocas ocasiones las divisiones políticas ponen en riesgo las finanzas y la economía en general del país.

“Todos los años se gasta dinero y se incurre en un déficit, todo eso va sumando a la deuda pública y hay una ley que tiene más de 100 años que dice que prácticamente todos los años hay que aprobar el monto de la deuda pública”, reecuerda el experto. “Básicamente, el Congreso autoriza cada año y dice hasta tal fecha autorizamos que aumenta la fecha. Este año la fecha ya pasó”.