El crimen ya ha subido en lo que va del otoño en Nueva York y ahora hay menos policías y bomberos por oponerse a vacuna COVID

La tasa general de delincuencia en NYC aumentó 11.2% en el recién finalizado mes de octubre. Desde el fin de semana hay menos policías y bomberos activos, al entrar en vigencia la orden municipal de vacunación obligatoria para los trabajadores públicos

NYPD es la fuerza policial más grande del país.
NYPD es la fuerza policial más grande del país.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Mientras que la policía de Nueva York anuncia una caída en los tiroteos y asesinatos, las últimas estadísticas muestran un crecimiento continuo en otros delitos violentos, incluidos los casos de robos y hurto mayor.

La tasa general de delincuencia en la ciudad de Nueva York aumentó 11.2% en el recién finalizado mes de octubre, en comparación con hace un año. El número de robos subió 15.8% (1,450 contra 1,252) y los asaltos criminales aumentaron 13.8% (de 1,865 a 2,123), reportó Fox News, citando cifras de NYPD.

Los hurtos mayores y los robos de automóviles también subieron drásticamente en octubre en comparación con el mismo período del año pasado. Los robos de automóviles ya aumentaron casi 15% este año en comparación con 2020.

Los arrestos por armas de fuego han subido 13.9% este año en comparación a este punto en 2020. Sólo en octubre hubo 382 arrestos por ese delito en NYC. Las invasiones con fines delictivos (bulglaries) bajaron 13.7% en octubre de 2021, con 1,241 casos frente a 1,427 en ese mes en 2020.

“Los hombres y mujeres de la policía de Nueva York nunca han vacilado en su compromiso con la seguridad pública colectiva de todos los neoyorquinos, como lo demuestra esta tendencia descendente en la violencia”, dijo el comisionado de policía Dermot Shea en un comunicado de prensa. “La lucha eficaz contra el crimen se basa en un esfuerzo de colaboración de todos los aspectos del panorama de la justicia penal, así como de la sociedad en su conjunto”, agregó.

Desde el fin de semana hay menos policías y bomberos activos, al entrar en vigencia la orden municipal de vacunación obligatoria para los trabajadores públicos. Incluso muchos de ellos ya han renunciado o piensan hacerlo, lo que según analistas podría repercutir en la respuesta a emergencias y delitos desde este mes alrededor de la ciudad.