NY recibirá la mayor transferencia de fondos en 100 años para modernizar vías, puentes y el sistema de transporte

Las inversiones en la próxima década se proyectan en $170 mil millones tras aprobarse en el Congreso la Ley de Infraestructura que firmará el presidente Joe Biden

El cálculo es claro: las plazas laborales en la industria de la construcción se multiplicarán en los años por venir.
El cálculo es claro: las plazas laborales en la industria de la construcción se multiplicarán en los años por venir.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Nueva York recibirá durante la próxima década la “mayor transferencia de fondos en un siglo” para la modernización de los sistemas de transporte, las vías, acceso a internet y la creación de energía limpia, lo cual significará inversiones cercanas a los $170 mil millones de dólares, como parte de su ‘pedazo del pastel’ luego de la aprobación del Proyecto de Ley de Infraestructura por un total de $1.2 billones. Por lo menos así lo describen legisladores demócratas que apoyaron este programa de inversiones.

Aunque todavía se hacen ajustes de las ‘letras pequeñas’ del ‘gran plan’ para cada región del país, algunas voces como Richie Torres representante de El Bronx, interpreta que se ha dado un “paso gigante” que creará nuevos miles de empleos para las familias de la clase trabajadora, particularmente para quienes “no tengan un título universitario”.

La controvertida y discutida Ley de Empleo e Inversiones en Infraestructura que pasó en el Capitolio la semana pasada y será firmada por el presidente Joe Biden este 15 de noviembre, se estima creará una nueva generación de empleos sindicales “bien pagados” y crecimiento económico en Nueva York.

Ya fuentes del Congreso han adelantado algunas cifras.

El estado espera recibir $11.6 mil millones para las carreteras y $1.9 mil millones para reemplazo y reparación de puentes.

La desinversión en materia de infraestructura vial en Nueva York muestra un balance actual de 1,702 puentes y más de 7,292 millas de carreteras en muy mal estado, que no resistirían en el futuro los embates de los cambios climáticos.

Por citar apenas dos ejemplos, la modernización y la accesibilidad del Subway, el proyecto ‘Gateway’ para construir túneles de vías bajo el río Hudson, sumado a la ampliación de puentes y carreteras, forma parte de la carta de colosales obras de ingeniería que requerirán de una inmensa fuerza laboral en el área de la construcción.

Algunos cálculos extraoficiales predicen que se podrían crear cerca de 2 millones de oportunidades de empleo por año en la próxima década.

“Nueva York se beneficiará enormemente. Preliminarmente se plantea una inyección de $10 mil millones para la Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA)”, indicó Torres a medios locales.

Esta inversión impactaría en el futuro la vida de millones de neoyorquinos pues se construiría la extensión de la línea del metro de la Segunda Avenida de Manhattan, se avanzaría en la revitalización del terminal de autobuses de la Autoridad Portuaria en la calle 42 con Octava avenida en Manhattan y se mejorarían las señales y la accesibilidad del metro de la Gran Manzana. Esta cadena de inversiones impactará en la reducción de los tiempos de viaje.

En la bandeja de inversiones se encuentra también poner a competir los aeropuertos JFK y LaGuardia con los más modernos terminales del mundo.

Un punto específico en El Bronx

Esta semana líderes electos de la Gran Manzana celebraron, incluso antes de la firma del paquete por parte del presidente Joe Biden, el impulso de algunos puntos del plan que podrían beneficiar a comunidades de El Bronx.

En la enorme pieza de legislación se destinarán $7.5 mil millones asignados para el programa de subvenciones RAISE (Reconstrucción de la Infraestructura Estadounidense con Sostenibilidad y Equidad), que financiaría mejoras en el transporte. 

Desde ya se pelean fondos para cerrar el acceso de seis millas de la autopista Cross Bronx Expressway.

De acuerdo con las denuncias de activistas ambientales, cerca de 300 camiones diésel transitan diariamente por esta arteria vial en el sur de El Bronx, contaminando el aire con  sustancias químicas nocivas, lo cual se traduce en las tasas de asma más altas de toda Nueva York.

Al exponer los peligros de la carretera de seis millas y media, legisladores como el representante demócrata Ritchie Torres y la asambleísta estatal Karines Reyes insisten en que ante el flujo de recursos extraordinarios se cierre esta vía.

El líder la mayoría del senado, Charles Schumer, se sumó a esta idea asegurando que en cuestión de meses ya se podría contar con una partida de recursos que permita una proyección para “terminar con los efectos dañinos de esta autopista, uno de los mayores ejemplos de injusticia ambiental de todo el país”.

¿Y NYCHA?

Queda aún por definir si parte de esta ‘lluvia’ de millones de dólares caerá en los techos de los miles de neoyorquinos que viven en las deterioradas unidades de la Autoridad de Vivienda Pública de la ciudad de Nueva York (NYCHA).

Reportes señalan que la necesidad de capital para las viviendas públicas de todo el país se estima en $80 mil millones o más y reparar las unidades de estos complejos en la Gran Manzana requiere $40 mil millones.

Hasta el cierre de esta edición no estaba claro cómo el Plan de Empleo e Infraestructura invertirá en avances de reparaciones en el 90% de las unidades que están deterioradas.

Voces desde NY: “No es suficiente”

Ahora queda en la fila, la votación el otro proyecto bandera del primer mandatario, el plan ‘Build Back Better’ (Reconstruir Mejor) de $1.75 billones dirigido a políticas sociales y medioambientales.

Este paquete que se encuentra en medio de una pugna entre demócratas moderados y progresistas proporcionaría a un gran número de estadounidenses ayudas para pagar la atención médica, la crianza de los hijos y el cuidado de los mayores en casa.

Sin embargo, uno de los demócratas progresistas, el representante Jamaal Bowman de El Bronx votó en contra del proyecto de Ley de Infraestructura porque a su juicio estaba desvinculado del proyecto de Ley Build Back Better.

“Se nos pidió que votáramos sólo sobre infraestructura física en la última hora y que retrasáramos las necesidades e ignoramos el sufrimiento de nuestros electores, con la más débil seguridad de que se mantendría el acuerdo original”, reaccionó. 

Tampoco la congresista neoyorquina Alejandra Ocasio Cortés dio el visto bueno al plan Biden, argumentando que el proyecto de ley era “demasiado modesto”, pues aspiraban inversiones más grandes sobre el clima y la red de seguridad social.

Por el contrario, la congresista neoyorquina republicana que representa a Staten Islan Nicole Malliotakis, sí votó a favor del plan de infraestructura, siendo una de los 13 miembros de su partido que que se unieron a los demócrata para pasar la ley.

5 claves para Nueva York:

  • $100 millones sería la asignación para ayudar a proporcionar cobertura de banda ancha en todo el estado, incluido el acceso al menos 186,754 neoyorquinos que actualmente carecen de ella. De manera específica más de 5 millones de personas o el 28% de las personas del estado serán elegibles para planes de conectividad asequible, que ayudará a las familias de bajos ingresos a pagar Internet.
  • 31 eventos climáticos extremos le han costado al estado hasta $100 mil millones en daños, bajo el nuevo plan de inversión se espera recibir $34 mil millones durante cinco años para protegerse contra incendios forestales y $28 millones para poner un paraguas a los ciberataques. 
  • $3.5 mil millones recibirán los neoyorquinos en planes de climatización que reducirá costos de energía para familias.
  • $2.6 mil millones durante cinco años para mejorar la infraestructura del agua en todo el estado y garantizar que el agua potable sea un derecho en todas las comunidades.
  • $685 millones se invertirán en aeropuertos de Nueva York.