Mujer bajo soporte vital por COVID-19 despierta del coma el día que se supone la desconectaran en hospital de Portland

La familia de Bettina Lerman ya estaba preparando su funeral cuando la mujer despertó; el hijo de la mujer, de 69 años, ha empezado a creer que se trata de un milagro divino

Un paciente de COVID-19 en una unidad de cuidado intensivo en Three Rivers Asante Medical Center en Grants Pass, Oregon.
Un paciente de COVID-19 en una unidad de cuidado intensivo en Three Rivers Asante Medical Center en Grants Pass, Oregon.
Foto: Nathan Howard / Getty Images

Justo el día en que Bettina Lerman sería desconectada del soporte vital en un hospital de Portland como resultado de complicaciones por la COVID-19,  la mujer de 69 años despertó del estado comatoso en el que se encontraba.

Lerman se contagió con el virus cuando se trasladó con su hijo Andrew de Florida a Maine para cuidar del padre de este que tenía cáncer, quien también se infectó con el coronavirus, pero se recuperó.

Luego de haberse contagiado, la anciana fue hospitalizada en Maine Medical Center el 12 de septiembre y conectada a un ventilador nueve días después.

“Nosotros tuvimos una reunión familiar con el hospital porque mi madre no despertaba. No importa lo que hicieran, no podían hacerla despertar”, relató Andrew a CNN.

“Ellos dijeron que sus pulmones estaban completamente destruidos. Hay daño irreversible y que eso no iba a pasar”, añadió el hijo. A lo anterior se sumaban múltiples condiciones de salud preexistentes como diabetes. Bettina además había sufrido un ataque cardiaco y fue sometida a una cirugía de bypass cuádruple.

Así las cosas, la familia hacía los preparativos para despedirse oficialmente de la mujer.

Sin embargo, el 29 de octubre, uno de los doctores llamó a Andrew.

“El me dijo como, ‘bueno, necesito que vengas ya’. Y yo estaba, ‘ok, ¿pasó algo malo?'”, recordó el entrevistado.

Añadió: “El siguió, ‘bueno, no pasa nada malo. Tu madre despertó'”.

El pariente dijo que, al escuchar las palabras del médico, estaba completamente fuera de sí.

A pesar de que la mujer permanece en condición seria, sus órganos están funcionando.

A juicio de Andrew, la fe religiosa de su madre ha tenido efecto en la mejoría.

“Mi madre es muy religiosa al igual que muchos de sus amigos, e iglesia, y todo lo demás y todos ellos han estado orando por ella”, destacó el hombre.   “Así que ellos no pueden explicarlo desde el ángulo médico. Tal vez es del lado religioso. Yo no soy así de religioso, pero estoy empezando a creer que hubo algo que la ayudó. Yo no sé”, puntualizó.