Recién nacido muere poco después de entrar a EE.UU. en brazos de madre migrante

Un agente fronterizo ayudó auxilió a la madre de 15 años para que su bebé fuera atendido, sin embargo, éste murió pese a los esfuerzos médicos

Muere bebé de una madre migrante de 15 años tras entrar ilegalmente a EE.UU.
Muere bebé de una madre migrante de 15 años tras entrar ilegalmente a EE.UU.
Foto: AFP Contributor / Getty Images

Un bebé recién nacido fue declarado muerto poco después de que ingresara a Estados Unidos en brazos de su madre luego de cruzar el fronterizo río Grande en Texas, informó este martes la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El incidente ocurrió el 20 de noviembre cuando un grupo de cinco migrantes indocumentados, entre los que estaba la madre del pequeño -una hondureña menor de edad-, se entregó a agentes de la Patrulla Fronteriza de EE. UU. cerca al puerto de entrada de McAllen-Hidalgo.

La CBP explicó en un comunicado que un agente fronterizo comenzó a procesar al grupo cerca de las 7.15 de la noche y que “ninguno de los migrantes solicitó atención médica en el momento en que se acercaron”.

Al completar el proceso de admisión de los migrantes, un segundo grupo de al menos 10 extranjeros se entregó, por lo que el agente comenzó a procesarlos, mientras los primeros cinco esperaban su traslado a las instalaciones de CBP.

Aproximadamente 20 minutos después, mientras procesaba al segundo grupo, el agente observó a la menor hondureña desenvolviendo a su bebé de una manta e intentando despertarlo.

El agente le preguntó a la joven migrante si algo andaba mal, y ella le contestó que su bebé tenía tos.

El agente continuó procesando al segundo grupo cuando observó que la madre hondureña todavía estaba revisando al bebé y estaba hablando con otra mujer de su grupo que también quiso revisar al recién nacido.

El agente volvió a cuestionar a la inmigrante sobre la salud del bebé y ella respondió que estaba comprobando si el recién nacido estaba respirando, por lo que el agente se acercó a revisarlo.

El niño, que había nacido en México hacía 17 días, tenía una temperatura normal. Sin embargo no respondía cuando lo tocaban.

“Los puños del bebé estaban apretados y sus uñas se decoloraban”, detalló la CBP.

La madre, de 15 años, informó que el bebé había estaba tosiendo y no había comido en todo el día.

Al percatarse de la emergencia el agente solicitó ayuda médica pero no había servicios cercanos por tratarse de una zona despoblada y de difícil acceso, por lo que se decidió trasladar a la madre y al bebé a una tienda sobre la carretera donde se encontraron con los bomberos de la cuidad de McAllen y los servicios de emergencia, que intentaron reanimar al infante.

El pequeño fue trasladado al Hospital Regional Río Grande en McAllen, Texas, donde fue declarado muerto cerca de las 8.21 de la noche.

El Juez de Paz del Condado de Hidalgo y la Oficina de Responsabilidad Profesional de CBP están revisando el incidente. La Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional también fue notificada.

Te puede interesar