Qué significa cuando el aceite de oliva tiene partículas blancas flotando

El aceite de oliva es uno de los más grandes tesoros del mediterráneo y una de las mejores fuentes de grasas saludables que existen. En algunas ocasiones las botellas pueden contener unas motas de color blanco que nos hacen dudar sobre su calidad ¿La posible razón? Las bajas temperaturas, son probablemente las culpables de la coagulación del aceite de oliva

Cuando el aceite de oliva se coloca en un ambiente frío, las ceras naturales comienzan a separarse del líquido y se unen en pequeños fragmentos o grumos.
Cuando el aceite de oliva se coloca en un ambiente frío, las ceras naturales comienzan a separarse del líquido y se unen en pequeños fragmentos o grumos.
Foto: Shutterstock

El aceite de oliva extra virgen es una necesidad básica en la cocina y el nuestra vida diaria. No solo llena de textura, consistencia y un maravilloso sabor todo tipo de platillos: es una de las mejores fuentes de grasas saludables que existen. Es uno de los ingredientes básicos de la dieta mediterránea y se relaciona con valiosos beneficios para la salud, gracias a sus poderosos antioxidantes y grasas monoinsaturadas. Por lo tanto, puede ser bastante descorazonador cuando una botella nueva se ve mal. Lo normal y esperado es que una botella de aceite contenga un líquido transparente de color amarillo verdoso y que nunca se vean partículas o manchas blancas flotando alrededor. Sin embargo, si por alguna razón llegas a casa con la compra y descubres unas bolitas blancas en una botella de aceite de oliva sin abrir: no la tires. Es posible que el aceite simplemente esté un poco frío. Con base en ello, nos dimos a la tarea de recopilar algunos sencillos pasos para almacenar el aceite de oliva de manera correcta.

¿Qué es la materia blanca en el aceite de oliva?

Si bien los fragmentos sueltos en el aceite de oliva pueden ser un indicador de que el producto se está echando a perder, no siempre es así. Las bajas temperaturas son probablemente las culpables de la coagulación del aceite de oliva. Como una variedad de otras frutas, las aceitunas tienen una capa protectora cerosa (como referencia piense en la cáscara brillante de una manzana Honeycrisp). Cuando el aceite de oliva se coloca en un ambiente frío, las ceras naturales comienzan a separarse del líquido y se unen en pequeños fragmentos o grumos. La sustancia blanca del aceite de oliva puede no parecer apetitosa, pero este proceso es natural y no dañará el sabor.

No es ningún secreto decir que el aceite de oliva es uno de los alimentos más completos y saludables del planeta, la razón principal es que se trata de un alimento de grandes beneficios antiinflamatorios. Es un lípido saludable que aporta ácidos grasos monoinsaturados que protegen al corazón y contribuyen a descomponer la grasa almacenada en el abdomen, además de ser fuente de vitamina E, carotenoides y compuestos polifenólicos. No en vano, el aceite de oliva es el ingrediente estrella de la dieta mediterránea, es uno de los alimentos que más promueve la longevidad. Además, es un potente agente anti-envejecimiento, tiene grandes propiedades antibacterianas, previene la artritis, mejora el funcionamiento cognitivo, es un gran aliado para combatir la diabetes y regular el azúcar en sangre. Fortalece al sistema inmunológico, previene todo tipo de enfermedades cardíacas y reduce significativamente el colesterol alto.

¿Cómo puede saber si el aceite se está echando a perder o si simplemente está frío?

La regla general cuando se trata de seguridad alimentaria en cualquier alimento es: ante cualquier duda sobre su estado, es mejor pecar de cautelosos. Sin embargo, en algunos productos de consumo cotidiano resulta más evidente que en otros. Por ejemplo: en los lácteos y productos cárnicos, con el simple hecho de olerlos y observarlos podemos notar si ya no son aptos para el consumo humano. Por fortuna en el caso del aceite de oliva, en caso de notar estas partículas blancas lo único que se requiere hacer para saber si el aceite se encuentra en buen estado: es calentar un poco.

De acuerdo con información contenida en Olive Oil Marketplace, el aceite de calidad que se ha separado debido a las temperaturas de congelación volverá a su consistencia clara y normal después de que se caliente. Por lo tanto, si acabas de regresar de la tienda y notas las motas blancas cerosas flotando en la botella de aceite, lo primero que deberás hacer es dejar que alcance la temperatura ambiente. Si las cosas todavía se ven turbias después de un tiempo, el siguiente paso es sumergir la botella en un baño de agua tibia. Como dato al margen: es muy importante evitar el uso de agua caliente ya que podría afectar la calidad del aceite. Para definir si es bueno para utilizarse en la cocina: el aceite se deberá aclarar completamente y retomar ese característico color amarillo-verdoso, ciertamente brillante del aceite de oliva.

También, de acuerdo con los expertos si el aceite de oliva está turbio en muchos casos puede simplemente tratarse de aceite sin filtrar. Y esos residuos que se ven, es la pulpa de las aceitunas que no han tenido tiempo de sedimentar. Y por lo tanto, con el tiempo, esta pulpa se asentará en el fondo de la botella. Si es un aceite sin filtrar y el fondo turbio no hay de qué preocuparse. Por supuesto, si se filtra, podría ser una indicación de que se está echando a perder o se ha echado a perder. Cuando el aceite simplemente fue víctima del frío, lo cual sucede a menudo en temporada de invierno, en cámaras frigoríficas o después de la refrigeración: no se dañará por el frío o la congelación.

Así que ya lo sabes, el aceite de oliva es un producto que también puede echarse a perder y con estos sencillos consejos podrás descubrirlo con mayor facilidad. No olvides integrarlo en tus comidas diarias, es una maravillosa fuente de grasas saludables y uno de los más poderosos protectores cardiovasculares que existen. Además, es increíblemente versátil y se presta para integrarse en todo tipo de ensaladas, ceviches, cremas, pastas, marinaciones, guisados y platos fuertes.

Te puede interesar: