Adiós a un año que pudo ser mejor

Como quien dice que es mejor estar alerta para que este 2022 pueda ser mejor

Esperemos que este 2022 sea mucho mejor.
Esperemos que este 2022 sea mucho mejor.
Foto: Shutterstock

Para comenzar este año conviene mirar en retrospectiva de donde venimos y saber así a donde llegaremos cuando suenen las doce campanadas al finalizar este 2022.

Acabamos de conmemorar un año de la toma del Capitolio en Washington, DC, el 6 de enero, Día de los Reyes Magos, por los seguidores de Donald Trump y que según el presidente Joe Biden protagonizaron un ataque a la democracia por objetar las elecciones del año 2020 en la que el partido Demócrata se impuso sobre el candidato republicano.

El año pasado todos perdimos un poco, porque llevamos meses tratando de señalar culpables y castigar a los integrantes de la turba que causaron varias muertes, entre ellas la de un policía encargado de la seguridad del icónico edificio en la capital política del mundo.

En enero del año pasado decíamos que el 2020 no deberíamos ni contarlo,  porque se perdió debido a la pandemia del coronavirus, sin embargo, el 2021 cuenta entre las pérdida, ya que no nos deja un buen recuerdo por  mantener las alertas por las mutaciones de la pandemia que amenazan con seguir dañando la economía, incrementando la inflación y acabando con la esperanza de una pronta recuperación.

Es cierto que las mujeres ganamos al lograr que Kathy Hochul asumiera como la primera dama en ser gobernadora del estado de New York, y nos alegra ahora que ella aspire a ser elegida en noviembre próximo para continuar en el cargo, justo cuando necesitamos una buena administración.

Aún así, los neoyorquinos nos quedamos sin un gobernador que como Andrew Cuomo fue estrella en el manejo de la pandemia, cuando nadie sabía qué hacer para evitar los miles de muertos que se registraron por el Covid-19, antes de encontrar las vacunas de Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson.

Cuomo también perdió, aunque la fiscalía en Albany ya desestimó los cargos del escándalo del supuesto acoso a varias mujeres y empleadas, ese proceso no le permitió concretar su aspiración de postularse para el tercer mandato tal como lo hizo su padre Mario Cuomo al gobernar el estado entre 1983 y 1994.

El escándalo estalló justo cuando apenas comenzaba a calentarse la campaña para las elecciones de noviembre próximo y Cuomo renunció antes de finalizar su segundo término.

Y como si no faltaran más problemas el año pasado, en pleno inicio del Black Friday y el Thanksgiving apareció en noviembre la variante o cepa ómicron del Covid-19 que frenó los planes del regreso a las oficinas y la nueva normalidad en el trabajo.

Como quien dice que es mejor estar alerta para que este 2022 pueda ser mejor. 

Sofía Villa prepara esta columna a título personal. Trabaja como Producer Writer en Univision NY y sus opiniones no representan a Univision Communications Inc.