Usuario antivacunas abre test rápido de la COVID y desata el debate en redes como Twitter

Blas de Lezox esperaba encontrar mucho más de lo que encontró al abrir por la mitad una prueba casera de antígenos para diagnosticar la COVID; pero decenas de usuarios se burlaron de su osadía

La variante de Covid-19, Ómicron, ha resultado muy contagiosa y ha elevado la venta de pruebas caseras.
La variante de Covid-19, Ómicron, ha resultado muy contagiosa y ha elevado la venta de pruebas caseras.
Foto: Edward Jenner / Pexels

Un usuario de Twitter recibió una buena dosis de burlas por parte de otros cibernautas luego de que cuestionara la efectividad de las pruebas rápidas o de antígenos para detectar el contagio con la COVID.

El sábado pasado, @Blas_de_Lezox, conocido por sus posturas incrédulas sobre el avance e impacto de la COVID, abrió una prueba rápida o de antígenos para ver en qué consistía la infraestructura en su interior.

“Supertecnología de plástico para indigentes mentales”, lee un comentario en la publicación en la red social que incluye una imagen de la prueba de detección del SARS-CoV-2 abierta por la mitad.

Blas de Lezox cuestionó que la prueba no estuviera compuesta de elementos más complejos o más visibles.

Las reacciones de otras personas en Twitter no se hicieron esperar.

Algunos plantearon que si las pruebas no fueran efectivas, entonces habría que sacar del mercado los paquetes similares con tiras reactivas utilizados para detectar embarazos y también los de detección de drogas.

“¿Has abierto un predictor? Allí hay un señor contando espermatozoides. ¿Y los test de drogas? ¡Allí dentro hay un miniyonki!”, compartió un usuario.

Muchos de los comentaristas respondieron con memes y con mensajes irónicos a la publicación de Blas de Lezox.

“Wow, yo pensaba que dentro había un Ryzen 5 con 32GB de RAM y un RTX 3090. Qué decepción”, comentó otro.

“¿No hay un mini científico y su microscopio dentro? Que clase de decepción”, lee otro de los mensajes.

La Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA) y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han validado el uso de las pruebas virales rápidas para detectar la COVID.

“Las pruebas caseras de detección del COVID-19 son una de las varias medidas de reducción de riesgos, junto con la vacunación, el uso de mascarillas y el distanciamiento físico, que lo protegen y protegen a otras personas porque reducen las probabilidades de propagación del COVID-19”, indican los CDC en su página web.

Las llamadas pruebas de diagnóstico, ya sea la de antígenos o la molecular, son capaces de determinar si la persona tiene una infección activa de la COVID-19 o si esta contagiada al momento de someterse a la misma.

En general, las pruebas rápidas o de antígenos son efectivas para detectar la enfermedad. Sin embargo, si la persona se encuentra en un estado demasiado preliminar de la infección o sin síntomas, podría ser necesario someterse a una prueba molecular o PCR para descartar que la rápida haya arrojado un falso negativo.

“Las pruebas de antígeno son inmunoensayos que pueden detectar la presencia de un antígeno viral específico. Por lo general, las pruebas de antígeno tienen una especificidad similar, pero son menos sensibles que la mayoría de las NAAT (PCR o prueba de amplificación de ácidos nucleicos). La mayoría puede procesarse en el punto de atención con resultados disponibles en minutos, y, por lo tanto, pueden usarse en programas de evaluación para identificar rápidamente a quienes podrían ser contagiosos. Debido a las características de desempeño de las pruebas de antígeno, podría ser necesario confirmar ciertos resultados de las pruebas de antígeno (p. ej., una prueba de detección negativa en personas con síntomas o una prueba de detección positiva en personas sin síntomas) con una prueba NAAT de laboratorio…”, explican los Centros.

Te puede interesar:

COVID: Biden ordena a aseguradoras cubrir 8 pruebas caseras gratis al mes por persona