Exclusiva

Lanzan jornada de lucha para presionar por $3,000 millones para el Fondo de Trabajadores Excluidos en NY

Bajo el lema "Excluidos nunca más", inmigrantes y líderes realizaron manifestaciones simultáneas en la oficina de la Gobernadora Hochul y otros puntos para exigir más fondos y una plataforma de protecciones para indocumentados

La boliviana Liliana Jaramillo, en la manifestación para que aprueben más dinero al Fondo de trabajadores excluidos en Manhattan
La boliviana Liliana Jaramillo, en la manifestación para que aprueben más dinero al Fondo de trabajadores excluidos en Manhattan
Foto: Edwin Martínez / Impremedia

Un total de 130,145 trabajadores indocumentados que perdieron sus empleos debido a la pandemia del COVID-19 a lo largo y ancho del estado de Nueva York, se beneficiaron el año pasado con pagos de $15,600, gracias al llamado Fondo de Trabajadores Excluidos, que la Legislatura aprobó con una partida de $2,100 millones. Pero los recursos no alcanzaron para todos los 350,823 que aplicaron, quedando miles más, excluidos de las ayudas.

Y en momentos en que comienza a vislumbrarse el presupuesto estatal para el próximo año fiscal, que ha causado decepción, líderes comunitarios, activistas e inmigrantes, lanzaron este miércoles una jornada de lucha en varios puntos de Nueva York para exigir a la Legislatura y la gobernadora Kathy Hochul la aprobación de $3,000 millones adicionales para el Fondo de Trabajadores Excluidos.

Con manifestaciones y vigilias simultáneas en Manhattan, Queens, Staten Island, Long Island, Westchester, Hudson Valley, Albany y Syracuse, y bajo el lema “Excluídos nunca más”, cientos de personas levantaron su voz pidiendo a los líderes del Estado que reconozcan el valor de los trabajadores sin papeles que se quedaron sin recibir las ayudas.

“Exigimos que aprueben los $3,000 millones extra en este presupuesto, porque muchos que aplicamos y que hemos dado la vida por este país nos quedamos por fuera y eso no es justo. Es algo que tienen que reparar inmediatamente”, aseguró la boliviana Liliana Jaramillo, mientras parada frente a la oficina de la gobernadora Hochul en Manhattan, sostenía una pancarta que defendía el rol de los trabajadores esenciales. “Este país nos ha quitado todo y al final el estado de Nueva York que dice ser progresista nos deja sin nada y nos deja excluidos a miles de un fondo de gente excluida. Eso tiene que parar”.

Los manifestantes de Queens, quienes se dieron cita en la plaza Corona, sobre la Avenida Roosevelt, mencionaron también que su jornada de lucha no solo promueve la exigencia de dar luz verde a los $3,000 millones de fondos solicitados dentro del presupuesto, sino que además se impulse un fondo permanente que funcione como seguro de desempleo para indocumentados.

Asimismo, en la plataforma legislativa que anunciaron, exigen ajustes en el presupuesto estatal que incluya cobertura de salud para todos los trabajadores indocumentados, salarios justos para quienes reciben propinas, legalización de todos los vendedores ambulantes y la Ley EMPIRE, que pretende fortalecer el Departamento del Trabajo.

“Estamos profundamente decepcionados de que la gobernadora Hochul haya ignorado una vez más a los trabajadores en su presupuesto, especialmente porque el omicrón continúa trastornando nuestra economía”, aseguró Bianca Guerrero, coordinadora de la Coalición del Fondo de Trabajadores Excluidos. “Este presupuesto dejaría a los trabajadores excluidos a su suerte cuando llegue otra ola de la pandemia y deja a nuestro estado vulnerable a la calamidad una vez más”.

Los manifestantes gritaron una y otra vez consignas en las que insistieron en que se dé luz verde a más fondos para el Fondo de Trabajadores Excluidos y acceso a apoyo financiero si pierden un trabajo o ingresos.

“Urgimos a la gobernadora Hochul a que apruebe el fondo de manera permanente, para que no solo sea un pañito de agua tibia, porque no sabemos qué puede venir después de esta pandemia”, aseguró Hernan Fernández de la organización Make the Road NY.

Yesenia Mata, directora ejecutiva de la organización La Colmena, de Staten Island, donde también se realizó una vigilia de apoyo, se sumó al clamor y destacó la labor que trabajadores indocumentados han hecho en medio de la pandemia del COVID para mantener a la ciudad a flote.

“Los trabajadores inmigrantes fueron fundamentales en la reapertura de la ciudad de Nueva York. Estos mismos trabajadores, sin embargo, quedaron varados por el gobierno solo por su estatus migratorio. El Fondo de Trabajadores Excluidos proporcionó cierto alivio, pero como era de esperarse, el fondo se agotó rápidamente y muchos trabajadores quedaron fuera”, dijo la activista. “Es por eso que exigimos que la gobernadora Hochul aporte otros $3mil millones al fondo y permita que los trabajadores inmigrantes accedan al fondo de seguro de desempleo. Esto es lo mínimo que podemos hacer para honrar a aquellos trabajadores y familias que cargaron con todo el peso de la crisis económica y de salud de COVID-19”.

La mexicana Alberta Vivaldo, quien recibió los $15,600 de ayuda del Fondo de Trabajadores Excluidos, también se unió a la jornada de protesta y allí destacó que las ayudas hicieron en ella y su familia un cambio, que espera puedan tener todos los indocumentados alrededor del estado.

“Yo estoy levantando mi voz en apoyo a mis compañeros que no recibieron nada, porque a mí ese dinero me sirvió para poder tener un respiro y me duele ver a muchos paisanos que siguen ahorcados, cuando una sola firma de los senadores y la gobernadora pudieran darles tranquilidad”, dijo la madre de familia, quien trabajaba en una lavandería. “Le imploro a la gobernadora que apruebe más fondos y que se haga justicia con todos nosotros por igual”.

La mexicana Alberta Vivaldo en la protesta en la oficina de la Gobernadora Hochul.

Socorro Martínez, quien no recibió ni un solo dólar de ayuda por parte del Fondo de Trabajadores Excluidos, y quien vivió en carne propia los embates del COVID-19, que atacó ferozmente la salud de su esposo y el bolsillo de su familia, exigió que el Estado no de más largas a nuevos recursos y los apruebe de inmediato.

“Soy miembro de una de las tantas familias de Nueva York que se quedó sin recibir apoyo siendo una de las miles de personas impactadas por el estatus migratorio. A mi esposo le dio COVID, y en octubre aplicamos tan pronto nos enteramos del fondo, pero ya era demasiado tarde, y aunque somos elegibles no hemos recibido nada“, dijo la inmigrante, insistiendo en que se aprueben los $3,000 millones adicionales. “Estos dineros nos ayudarían a seguir en pie en medio de tantas dificultades, y cuando solo he podido trabajar tres días a la semana”.

Andrés García, Codirector Ejecutivo de El Centro del Inmigrante, pidió a las autoridades estatales que respalden su palabra con acciones y demuestren con medidas dentro del presupuesto estatal que los trabajadores indocumentados de Nueva York valen.

“Una vez considerados esenciales y elogiados como héroes, nuestros miembros se han quedado en la oscuridad nuevamente cuando el fondo del Fondo de Trabajadores Excluidos se vació y la pandemia continúa”, dijo García. “Los trabajadores, padres y miembros de la comunidad se acercan a nuestra puerta con pocas esperanzas de pagar el alquiler a tiempo y ahora que la moratoria de desalojo ha terminado, el personal y el liderazgo de El Centro Del Inmigrante estamos preocupados por el bienestar de nuestra comunidad. Necesitamos más dineros y cambios permanentes y necesarios en la red de seguridad social”.

Theo Oshiro, codirector ejecutivo de Make the Road New York, criticó abiertamente que el boceto presupuestal de la Gobernadora Hochul haya dejado por fuera las necesidades de los trabajadores vulnerables y la comunidad indocumentada.

“Lamentablemente, la propuesta de presupuesto ejecutivo de la Gobernadora está muy por debajo de lo que nuestras comunidades realmente necesitan. En los últimos dos años, los neoyorquinos inmigrantes, negros y latinos han estado en primera línea, expuestos de manera desproporcionada a la pandemia mortal, para ayudar a mantener seguras a nuestras comunidades”, dijo el activista. “Esta propuesta de presupuesto no satisface sus necesidades. El presupuesto de la gobernadora Hochul continúa excluyendo a los trabajadores que no recibieron un centavo del Fondo de Trabajadores Excluidos porque se agotaron los fondos y a vecinos inmigrantes”.

La Oficina de la Gobernadora Kathy Hochul ha guardado silencio sobre los reclamos de los manifestantes y no emitieron ninguna respuesta acerca de las exigencias de la jornada que insiste en que la meta del Estado debe ser que no haya “Excluídos nunca más”.

Puntos de la plataforma legislativa que exigen los trabajadores indocumentados

  • $3,000 millones adicionales para el Fondo de Trabajadores Excluidos original de $2,100 millones
  • Promover el plan “no más excluidos”, que busca crear un seguro de desempleo permanente para trabajadores indocumentados, asalariados en efectivo y trabajadores por cuenta propia de Nueva York
  • Promover el plan cobertura para todos, que pretende proporcionar a los trabajadores indocumentados acceso a un seguro de salud
  • Impulsar el plan de salario justo, a fin de garantizar que los trabajadores que reciben propinas puedan ganar el salario mínimo
  • Legalizar a todos los vendedores ambulantes en el estado de Nueva York aumentando las licencias de venta
  • Aprobar la llamada Ley EMPIRE que ayudará a los trabajadores a abordar el arbitraje forzoso y aumentar los ingresos para fortalecer el Departamento de Trabajo.
  • 350,823 trabajadores indocumentados aplicaron al fondo de Trabajadores Excluidos
  • 130,145 de ellos recibieron ayudas de $15,600
  • 220,000 aplicantes no recibieron nada tras el fin de los dineros
  • 2,100 millones fueron los fondos aprobados para el Fondo de Trabajadores Excluidos en 2021