Mujer a la que ningún vestido de novia le quedaba por su sobrepeso sorprende tras perder 110 libras

En un lapso de dos años, Meredith pasó de una talla de vestido 22 a una talla seis; pesaba 265 libras y ahora pesa 145, su historia se ha hecho viral en redes sociales

Novia pasó de no entrar en ningún vestido a tener un cuerpazo gracias a que se alejó de las tentaciones.
Novia pasó de no entrar en ningún vestido a tener un cuerpazo gracias a que se alejó de las tentaciones.
Foto: lubovlisitsa / Pixabay

Con un peso de 256 libras, Meredith Hutson, de 26 años, de Texas quedó devastada después de probarse varios vestidos de novia y descubrir que ninguno le quedaba.

La mujer, de oficio peluquera, se puso a trabajar para perder peso en agosto de 2019 cuando faltaba poco más de un año para su boda con su ahora esposo Steven Hutson, de 25 años, y ahora pesa 145 libras.

Su anterior dieta consistía en desayunar donas y comida rápida todo el día, ahora ha sido reemplazada por proteínas magras.

La boda de Meredith y Steven se realizó en noviembre de 2020, y para ese entonces la mujer había perdido 49 libras, pudiendo usar un vestido de novia, pero no se detuvo allí, ya que perdió otras 56 libras y bajó ocho tallas.

En un lapso de dos años, Meredith pasó de una talla de vestido 22 a una talla seis en el espacio de dos años.

“Toda mi vida tuve sobrepeso y sin importar la dieta de moda que probara, perdía un poco y luego de unos meses me rendía y recuperaba todo y más”, dijo Meredith, quien ahora trabaja como entrenadora de acondicionamiento físico.

‘Después de comprometerme, la boda me motivó a perder peso porque cuando estaba comprando vestidos, tenía problemas para calzarme los vestidos o subirme la cremallera en varias tiendas’, añadió

Además, destacó el gran apoyo que ha obtenido de su esposo, quien siempre la ha animado a seguir por el buen camino.

“Mi esposo cocina para nosotros todos los días y al comienzo de mi viaje, trabajaba fuera de casa para pasar sus días enseñándome todo lo relacionado con la nutrición para que pudiera cocinar la comida adecuada para mí cuando él estaba fuera”, explicó la joven.

La fanática del fitness, que pasó de pesar 256 libras a 145 libras en solo dos años, ahora está ayudando a otros a hacer lo mismo, publicando su progreso en las redes sociales.

Cuando comenzó a perder peso por primera vez, Meredith publicó sobre su progreso en las redes sociales y descubrió que el apoyo de otros la empujaba a trabajar más duro y compartir cómo otros podían hacer lo mismo.

Te puede interesar: