Pastor de Georgia es arrestado por mantener encerrados a ocho personas con discapacidades mentales en su sótano

Curtis Bankston fue arrestado después de que la policía descubrió que ocho personas con problemas mentales y físicas se encontraban encerradas en el sótano de su casa en contra de su voluntad

El pastor Curtis Bankston fue detenido por mantener a ocho personas en el sótano de su casa sin su consentimiento.
El pastor Curtis Bankston fue detenido por mantener a ocho personas en el sótano de su casa sin su consentimiento.
Foto: Spalding County Sheriff’s Office / Cortesía

El pastor Curtis Bankston y su esposa Sophie, de 54 años, de Georgia, fue arrestado por la policía por cargos de encarcelamiento falso después de que en el sótano de su casa encontraran a ocho personas, todas ellas con alguna discapacidad mental o física.

De acuerdo con un comunicado de prensa de la policía de Griffin City, la pareja fue acusada de operar un hogar grupal sin licencia o un centro de cuidado personal bajo la apariencia de una iglesia conocida como One Step of Faith Second Chance.

Asimismo, informaron que el grupo de personas en un estado vulnerable fue hallada la mañana del 13 de enero después de que los bomberos recibieron una llamada de auxilio desde la casa del pastor para ayudar a unos paramédicos a tratar a un residente que sufría una convulsión.

Cuando los bomberos llegaron hasta el lugar se dieron cuenta que una de las puertas que conducía al sótano estaba cerrada con un cerrojo por lo que tuvieron que abrirse paso a través de una ventana para poder auxiliar al paciente que estaba en peligro.

Tras la llegada de los paramédicos y los bomberos, la policía de Griffin City también hizo su presencia y de manera oficial señalaron que había ocho personas en esta supuesta residencia de cuidados especiales para personas con alguna discapacidad que por momentos eran encerrados.

“Es aterrados y repugnante ver el grado en que estas personas han sido abusadas por personas bajo una posición de confianza”, dice también el comunicado de prensa.

La casa del pastor llevaba un año dos meses operando de manera ilegal, donde el sótano era usado centro de atención para personas vulnerables.

Curtis Bankston y su esposa Sophie también tomaron el control de las finanzas y los medicamento de sus “pacientes”, así como sus beneficios públicos.

Mientras que el pastor de Georgia fue privado de su libertad en una cárcel del condado de Spalding, las personas afectadas fueron trasladadas por el Departamento de Servicios Humanos en viviendas aptas para ellos.

Te puede interesar: