Acusan a mujer de dispararle a empleado de McDonald’s en St.Louis por orden de papas fritas

La sospechosa Terika Clay, de 30 años, primero golpeó a la víctima con el arma, y, posteriormente, le disparó cuando la persona estaba tomando un "break" del trabajo

Un establecimiento McDonald's.
Un establecimiento McDonald's.
Foto: Shutterstock

Una mujer fue acusada de balear a un empleado de McDonald’s en el condado St.Louis en Missouri tras una discusión por un descuento en las papas fritas.

Los hechos se reportaron la tarde del miércoles en el local ubicado en el 1790 de  South Florissant Road en Cool Valley, según medios locales.

Fox 2 Now, citando fuentes de la policía de Normandy, reseñó que la clienta, identificada como Terika Clay, comenzó a discutir con la víctima que estaba asignada al área de auto-servicio por el precio de unas papas fritas.

Documentos judiciales indican que Clay amenazó verbalmente con dispararle a la víctima. Cuando el empleado abandonó su puesto para tomar su “break”, la confrontación escaló hasta que la sospechosa, presuntamente, golpeó al trabajador con el arma antes de dispararle. Aunque el ataque consta en videos de cámaras de vigilancia, los visuales  no han sido divulgados por las autoridades.

No está clara la condición de salud de la víctima.

Clay, de 30 años, fue acusada de agresión en primer grado y acción criminal armada. Se le impuso una fianza de $150,000.

Otros dos ataques recientes contra empleados de restaurantes de comida rápida

Este incidente se suma a al menos otros dos reportados en las pasadas semanas en restaurantes de comida rápida.

Uno ocurrió en un Wendy’s de Arizona el 14 de enero. Brian Durham Jr., de 16 años, aún permanece hospitalizado luego de que fuera baleado en la cabeza, presuntamente, por Theotis Polk, de 27, en medio de un argumento sobre una salsa de barbacoa (BBQ). Por fortuna, el joven se está recuperando, aunque tendrá que aprender a caminar nuevamente y será sometido a terapia del habla.

En otro caso en Nueva York, la cajera de origen puertorriqueño, Kristal Bayron-Nieves, falleció luego de que un ladrón le disparara en el pecho después de que esta le entregara $100 dólares en medio de un robo en un Burger King de East Harlem.

Por los hechos, fue acusado Winston Glynn, de 30 años, quien previamente había trabajado para la misma cadena de restaurantes.