Hispana pide $65 millones de dólares: demanda a funeraria por “mezclar” a su madre con otros muertos en Nueva York

Dawn Morales asegura que pagó a una funeraria en Brooklyn (NYC) para retirar el cadáver de su madre y cremarla, pero en realidad la sepultaron junto a fallecidos no reclamados y aún no sabe dónde están los restos

Cementerio, sinónimo de paz eterna.
Cementerio, sinónimo de paz eterna.
Foto: Pixabay

Dawn Morales está exigiendo $65 millones de dólares como compensación en una demanda contra una funeraria de Nueva York, alegando que el cuerpo de su madre supuestamente fue enterrado con otros muertos no reclamados.

Morales presentó la demanda el martes acusando de “negligencia grave” al establecimiento “R.G. Funeraria Ortiz” en Brooklyn, informó Pix11.

Su madre, Nancy Dereyayla, murió en su casa el 27 de agosto de 2021 y fue llevada a la oficina del médico forense del condado Kings, según la demanda. Morales había pagado a la funeraria para recuperar el cuerpo de su madre de la oficina del médico forense y cremarla.

La querella dice que “R.G Ortiz Funeral Home”, ubicada en Havemeyer St, preparó un certificado de defunción que indica que el cuerpo se desechó originalmente en Potter’s Field y fue incinerado en Hudson Crematory en North Bergen, Nueva Jersey. Sin embargo, una carta del crematorio fechada el 2 de diciembre confirmó que nunca recibieron ni incineraron el cuerpo de la señora Dereyayla.

La demanda alega que la funeraria aún no ha respondido a una carta del abogado de Morales ni le ha ofrecido una explicación sobre el paradero del cuerpo de su madre.

“Es inconcebible cómo esta funeraria no sólo pudo permitir que el cuerpo de la madre de la señora Morales permaneciera sin ser reclamado, sino que indicara que fue incinerado cuando en realidad no lo fue. Además, no le notificaron sus errores ni ofrecen ninguna explicación sobre el paradero de su madre; es francamente cruel y absolutamente desgarrador”, dijo Phil Rizzuto, abogado demandante.

En 2020, durante el pico mortal de la pandemia, varias funerarias de Nueva York fueron acusadas de acumular cadáveres y luego confundirlos, generando demandas judiciales.