Pareja demanda a hospital por perder el cadáver de su bebé en Nueva York

Dicen que cremaron el cuerpo y desecharon las cenizas sin su consentimiento

Pareja demanda a hospital por perder el cadáver de su bebé en Nueva York
El niño nació prematuro en casa
Foto: Pexels

Tiffany Griffith y su esposo Cordero Pridgen perdieron a su bebé nacido prematuramente hace exactamente un año y ahora están demandando por $10 millones de dólares a un hospital de Nueva York por supuestamente desechar el cadáver sin consultarles.

La pareja de Brooklyn (NYC) alega que el Woodhull Medical and Mental Health Center, un hospital administrado por la ciudad, incineró al bebé sin su consentimiento y luego perdió las cenizas.

Griffith (38) dio a luz prematuramente a las 20 semanas de embarazo en su casa en Bed-Stuy, el 26 de noviembre de 2019. Luego ella, su esposo Cordero Pridgen y el bebé Ticory fueron trasladados en ambulancia al hospital Woodhull, pero el niño no pudo ser salvado.

“Estaba destrozado. Se suponía que el bebé nacería en el cumpleaños de Tiffany” el 12 de abril de 2020, dijo Pridgen, un paramédico de 33 años. “Se suponía que ese era su regalo”.

La pareja dejó el cuerpo de Ticory en el hospital para una autopsia y comenzó a organizar su funeral. Pero Woodhull, que es administrado por la Corporación de Salud y Hospitales de la Ciudad de Nueva York, “se deshizo indebidamente del feto muerto sin el conocimiento y consentimiento de los demandantes”, alega su querella presentada ante la Corte Suprema de Brooklyn.

Como resultado, la pareja fue “privada de la oportunidad de realizar un funeral”, alega la demanda, presentada a principios del mes pasado. “Básicamente me robaste el cierre y nunca me curaré de eso”, dijo Pridgen.

La pareja afirma que se les dio la vuelta durante un mes y que ni el hospital ni el oficial médico forense pudieron localizar los restos fetales. No fue sino hasta poco antes de navidad que se enteraron de la terrible verdad de lo que había sucedido, alegan. “Nos tenían dando vueltas en círculos, diciéndonos: ‘No estamos seguros de dónde está su hijo y qué le sucedió exactamente’”, afirmó Griffith.

Josh Fogel, abogado de la pareja, asegura que “El descuido del personal del Hospital Woodhull (…) aumentó el costo emocional en lugar de brindar apoyo”. Ahora “Esperan que esta demanda evite que otra familia tenga que sufrir de la misma manera”. NYC Health and Hospitals declinó hacer comentarios, recalcó New York Post.