Policía asesinado Jason Rivera fue promovido a detective ante miles en la Catedral de Nueva York; su viuda exige combatir la impunidad y el auge criminal

"Este sistema nos sigue fallando. Ya no estamos seguros, ni siquiera los miembros del servicio (NYPD). Sé que estabas cansado de estas leyes, especialmente las del nuevo fiscal de distrito” Bragg, dijo entre lágrimas la viuda Dominique Luzuriaga como si le hablara a su esposo, el oficial Jason Rivera

Oficiales Rivera y Mora, víctimas de las armas ilegales en NYC.
Oficiales Rivera y Mora, víctimas de las armas ilegales en NYC.
Foto: NYPD

Durante una emotiva misa fúnebre esta mañana, el asesinado novato policía de origen dominicano Jason Rivera (22) fue honrado con una promoción póstuma a detective de primer grado.

“Jason superó todos los desafíos que se cruzaron en su camino. Era todo lo que esta ciudad y la policía de Nueva York necesitaban que fuera”, dijo la comisionada de policía Keechant Sewell durante su elogio en la Catedral de San Patricio. “Y es con sincera admiración y aprecio que lo asciendo hoy a detective de primer grado”.

El primer grado es el rango más alto para un detective en NYPD, acotó Pix11. Miles de oficiales de la policía de Nueva York llegaron a la Catedral esta mañana para rendir homenaje a Rivera, quien fue asesinado a tiros hace una semana en Harlem, al responder a una llamada de violencia doméstica. Su compañero hispano Wilbert Mora (27) también resultó herido y murió el martes.

En el mismo acto, la joven viuda de Rivera, Dominique Luzuriaga, envió un contundente mensaje al nuevo fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, por sus cuestionadas políticas de no perseguir “delitos menores”, despertando las alarmas de que ello, unido a la reforma penal de 2020, promoverá aún más la impunidad y la violencia.

“Aunque ya no estarás aquí, quiero que vivas a través de mí. Este sistema nos sigue fallando. Ya no estamos seguros, ni siquiera los miembros del servicio (NYPD). Sé que estabas cansado de estas leyes, especialmente las del nuevo fiscal de distrito. Espero que te esté viendo hablar a través de mí en este momento”, dijo entre lágrimas Luzuriaga como si le hablara a su esposo, mientras los dolientes en la Catedral de San Patricio le daban una ovación de pie.

En momentos más personales de su relato, la joven recordó que ella y Rivera fueron novios desde la secundaria y se habían casado hace apenas tres meses.

Aunque el fiscal Bragg no estaba presente, cuando se le preguntó sobre los comentarios de Luzuriaga respondió en un comunicado que está de duelo por la muerte de Rivera y que “nunca se tolerará la violencia contra los policías”. “Mi oficina procesará enérgicamente los casos de violencia contra la policía y trabajará para evitar que actos sin sentido como éste vuelvan a ocurrir”, afirmó, citado por New York Post.

“Este sistema nos sigue fallando. Ya no estamos seguros… Sé que estabas cansado de estas leyes, especialmente las del nuevo fiscal de distrito”Dominique Luzuriaga, viuda del oficial Jason Rivera

Sumit Sulan (27), un tercer joven oficial en la escena, le disparó al pistolero Lashawn McNeil, un ex convicto de 47 años, quien murió el lunes en el hospital tras supuestamente balear a los dos jóvenes policías hispanos, despertando las alarmas de violencia en Nueva York y provocando un mensaje de pésame del presidente Joe Biden.

El jefe de detectives de la policía de Nueva York, James Essig, afirmó que McNeil había usado una pistola Glock 45 para dispararles en la cabeza a los jóvenes oficiales Rivera y Mora el viernes. El lunes NYPD anunció con una foto en Twitter que también se había hallado un rifle de asalto AR-15 cargado, debajo del colchón de McNeil.

El velorio del oficial Mora se realizará también en la Catedral de San Patricio el próximo martes, seguido del funeral el miércoles 2 de febrero.