Sentenciado a pena capital en Alabama rogó no morir bajo inyección letal debido a discapacidad intelectual, Tribunal Supremo aprueba ejecución

La defensa de Matthew Reeves, alegó, sin éxito, que el convicto de 44 años leía a un nivel de primer grado y tenía destrezas de lenguaje de un niño de 4 años

Matthew Reeves, de 44 años, murió este jueves por inyección letal en una cárcel de Alabama.
Matthew Reeves, de 44 años, murió este jueves por inyección letal en una cárcel de Alabama.
Foto: Departamento de Correcciones de Alabama / Cortesía

Un hombre en Alabama, convicto por matar a un conductor que lo transportó en su auto en el 1996, fue ejecutado bajo inyección letal a pesar de solicitarle al Tribunal Supremo que ordenara el procedimiento mediante otro método.

Matthew Reeves, de 44 años, murió este jueves bajo vía intravenosa a las 9:24 p.m. hora local en la prisión de Holman, confirmó el fiscal general de Alabama, Steve Marshall.

El proceso había sido temporalmente bloqueado por una corte de menor rango, luego de que el hombre alegara por medio de sus abogados que las autoridades estatales no la ayudaron a comprender la documentación que explicaba el proceso a través de una inyección con hipoxia nitrogenada.

El estado determinó que el prisionero estaba lo suficientemente capacitado a nivel mental para llenar el formulario correspondiente. La Corte Suprema, en una votación 5-4, secundó la decisión judicial y rechazó que la condición de discapacidad intelectual de Reeves lo llevara, sin querer, a aceptar la ejecución bajo los referidos términos.

Los jueces liberales del Supremo Elena Kagan, Sonia Sotomayor y Stephen Breyer, que anunció recientemente su retiro, plantearon en un escrito de disentimiento que la ejecución no debía realizarse.  Amy Coney Barrett, nombrada por el expresidente Donald Trump, también se sumó a la opinión del trío.

La Corte del Úndecimo Circuito de Apelaciones decidió el miércoles que un juez no abusó de su discreción al determinar que el estado no podía ejecutar a Reeves bajo otro método que no fuera el del inyección letal, a pesar de que existe otro mecanismo legal desde el 2018 para matar a un condenado a la pena de muerte, aunque nunca ha sido  utilizado.

Un experto que formó parte del equipo de defensa del reo sostuvo que Reeves lee a un nivel de primer grado y tiene destrezas de lenguaje de un niño de 4 años.

El comisionado adjunto de Alabama, Jeffery Williams, dijo que, antes de ser ejecutado, el convicto recibió la visita de varios parientes.

Reeves rechazó la última comida que se le da a escoger a los sentenciados a la pena capital.

Reeves fue sentenciado a la pena de muerte por dispararle fatalmente a Willie Johnson, luego de que la víctima recogiera a este y a otras personas al costado de una autopista rural. Reeves, en ese momento con 18, alegadamente se fue de fiesta después de cometer el asesinato y recreó el crimen a modo de celebración.

Te puede interesar:

Hombre acusado de robar niña de 5 años de su vivienda en Georgia y asesinarla enfrenta la pena de muerte en Alabama