Puertorriqueños se toman playa en San Juan en masivo evento contra la “Karen” que intentó impedir acceso a visitantes y jugadores de tenis

La manifestación pacífica realizada el sábado, nombrada "Ocean Wepalooza", en la playa de "Ocean Park" dejó consignada la lucha de los boricuas por mantener como patrimonio del pueblo uno de sus mayores tesoros naturales; la movilización se dio a raíz de un video en el que una residente echa a visitantes de la playa alegando que ella pagó un $1 millón de dólares por su vivienda en la urbanización

Un surfista en una playa en San Juan, Puerto Rico.
Un surfista en una playa en San Juan, Puerto Rico.
Foto: RICARDO ARDUENGO / AFP / Getty Images

Decenas de puertorriqueños reafirmaron este fin de semana el mensaje de que las playas son públicas o del pueblo en una protesta pacífica en la zona marítima metropolitana aledaña a la urbanización “Ocean Park” donde una pareja de residentes intentó prohibir el acceso a jugadores de tenis.

La convocatoria de los boricuas para el “Ocean Wepalooza” contó con la presencia, el sábado, de cientos de boricuas que levantaron la malla para un evento masivo de tenis de playa en claro desafío a los reclamos de los vecinos que por haber invertido $1 millón en su vivienda se creían dueños de la playa.

En un video del altercado del 25 de enero, se ve cuando un hombre, estadounidense, se sienta en la arena para evitar que los visitantes jueguen tenis. Su esposa, quien es boricua, argumenta -mientras los graban a ambos- que los visitantes no pueden opinar porque ellos no gastaron $1 millón en la compra de su vivienda.

“Cuando compres una casa de $1 millón de dólares, puedes opinar aquí”, espetó la residente.

“No es tu playa, no es tu isla”, responde una de las jugadoras.

En el evento playero, también destacó el intercambio musical, con exposiciones de plena y bomba, dos géneros de música autóctona puertorriqueña. Adicional, comerciantes y otras personas regalaron agua y alimentos a los participantes.

Los boricuas además disfrutaron de su playa mediante torneos de voleibol y clases de “Kickboxing”, entre otras actividades.

Pero esta vez, a la apodada “Karen” boricua no se le vio en el área, ni tampoco su esposo.

“De la respuesta que recibimos en las redes, sabíamos que esto era algo que el pueblo estaba pidiendo. Y como pueblo nos pusimos de acuerdo para organizar esto. Muchos de los auspiciadores pusieron de su dinero, de sus recursos, para venir aquí a regalarles comida, a regalarles agua, a todos nuestros atletas que se ejercitan aquí en la playa de Ocean Park”, declaró Wilmar Vázquez, una de las organizadoras del evento a Primera Hora.

“El mensaje que queremos llevar con esto es la concientización de que las playas son recursos naturales importantísimos, y son para el uso y disfrute de todos nosotros, tanto para las personas que tengan dinero como para las que no. Aquí no queremos llevar ningún mensaje de separación, sino de que en unión aquí de todas las razas, todas las creencias, todas las clases sociales, vinimos, nos unimos e hicimos esto posible. Quiero recalcar que cuando nosotros nos unimos y hacemos cosas así maravillosas, el pueblo crece”, añadió la entrevistada.

Después del incidente con la pareja, otros residentes de “Ocean Park” se distanciaron de ellos.

La Asociación de Residentes de la urbanización de Ocean Park ubicó un cartel en el que informaban que no compartían las expresiones de la mujer.

“Los residentes de Ocean Park no comparten los comentarios expresados por la persona en el video recientemente publicado”, lee el mensaje de la entidad que citaron medios como El Vocero.

Viviana Pastor, residente en Ocean Park desde hace 22 años, manifestó directamente a El Nuevo Día su repudio a la conducta del matrimonio.

“Estamos completamente indignados con esa persona que no nos representa en lo más mínimo. Que todo el mundo se manifieste”, planteó Pastor.

Algunos políticos también se hicieron eco de las declaraciones en contra, como la senadora del Partido Independista Puertorriqueño (PIP), María de Lourdes Santiago.

¡Presentes en Ocean Park en defensa de nuestras playas! Este es uno de los espacios costeros q sufre la amenaza combinada del desplazamiento y el cambio climático. Es ahí q coincide la resistencia del gobierno a una nueva Ley de Costas con el mercadeo del paraíso fiscal tropical”, lee un tuit que compartió desde su cuenta.

El excandidato independiente a la gobernación de Puerto Rico, Eliezer Molina, celebró la participación masiva al evento.

Molina, miembro del grupo denominado “Movimiento de Conciencia” y reconocido activista para la protección del acceso a las playas, consideró que la protesta representa un antes y un después en la lucha de los boricuas por preservar ese tesoro natural.

“Querían robarle las playas a los puertorriqueños. Pensaban que como por mucho tiempo estuvimos en silencio, íbamos a tolerar que se robaran nuestras playas. Las personas que intentaron y que siguen intentando, quiero que sepan esto, le vamos a enviar un mensaje bien claro: esto no va a continuar. Si en el pasado ocurrió y si los ‘brokers’ (agentes de bienes raíces) están engañando a las personas que compran estas propiedades para arrebatarles las playas a los puertorriqueños, pues ahora acaba de comenzar un movimiento que los puertorriqueños, utilizando lo que conocen, que son sus costumbres y pasándola bien, vamos a recuperar una por una cada playa que nos arrebataron”, planteó en un video ayer en Instagram Molina quien nombró a modo de burla la playa de Ocean Park como “Karen’s Beach”.

Molina es también uno de los líderes de la lucha contra la construcción del condominio Sol y Playa, en Rincón, al oeste de la isla, por entender que viola disposiciones de la zona marítima terrestre y afecta el acceso de visitantes al lugar.

Al momento, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) pospuso dictar resolución sobre la controversia relacionada con el deslinde de la zona marítimo terrestre que permitió la reconstrucción de las áreas recreativas de ese edificio de viviendas.

El debate por el acceso a la playa en Ocean Park además surge en medio de reportes de la cadena NBC sobre un incremento de extranjeros, principalmente, estadounidenses millonarios que compran propiedades con bitcoins o criptomonedas para mudarse a la isla.

Lo anterior levantó bandeja roja, ya que esta tendencia impide que los locales puedan adquirir viviendas y compitan justamente en el proceso, ya que los de afuera ofrecen pagar más en este territorio estadounidense desde hace más de un siglo. Adicional, las leyes estadounidenses les otorgan exenciones de impuestos a muchos de estos comerciantes que además optan por Puerto Rico debido a la situación política que une a ambos países y el escenario paradisiaco de sus playas y otros recursos naturales.

Te puede interesar:

Rey de España, Felipe VI, se despide de Puerto Rico con estatua derribada de Juan Ponce de León “a cuestas”