Durante este invierno un complejo NYCHA en El Bronx jamás ha tenido agua caliente ni calefacción: residentes temen incendios

El defensor del pueblo Jumaane William propone un sistema de clasificación de fallas en los edificios de vivienda pública, al tiempo que crece el deterioro de servicios en centenares de edificios

La cubana Esperanza Hernández vive en un complejo de vivienda pública en El Bronx, en este invierno jamás ha contado con agua caliente.
La cubana Esperanza Hernández vive en un complejo de vivienda pública en El Bronx, en este invierno jamás ha contado con agua caliente.
Foto: Fernando Martínez / Impremedia

El malestar y el pánico de la cubana Caridad Hernández, de 62 años y quien reside en ‘Fort Independence Houses‘, en El Bronx, un complejo de la Autoridad de Vivienda Pública de la Ciudad de Nueva York (NYCHA) es apenas una voz de los más de 350,000 residentes de la Gran Manzana que viven en estas unidades residenciales de toda la ciudad, que en tiempos de temperaturas congelantes generalmente la pasan peor que de costumbre: “¡Durante todo el invierno no hemos tenido agua caliente ni calefacción!

Y es que por segundo día consecutivo, denuncias de residentes del sistema de vivienda pública más grande de todo el país obligan a voltear la mirada a problemas de servicios acumulados por décadas, pero que en esta temporada invernal suma el riesgo de que las maniobras domésticas y el uso de dispositivos eléctricos y de gas, por procurarse calor, terminen en incendios como el registrado a principios de año en Tremont, también en El Bronx.

“Yo te confieso algo. Yo a veces he tenido que prender la estufa y acercarme para poder calentarme. Muchos residentes yo sé que buscan otros medios. Y eso es un riesgo que cada día nos expone a incendios. Se denuncia y se denuncia y no pasa nada”, dijo Caridad a las puertas del edificio donde vive desde hace ocho años, ubicado en el 3340 de la avenida Bailey de Kingsbridge Heights.

La denuncia de Caridad y las 715 familias que residen en Fort Independence Houses no es un hecho aislado.

El lunes, los residentes de ‘Carleton Manor’ en Beach Channel Drive, en Queens, otro complejo de NYCHA, también salieron a protestar porque carecen de agua caliente desde noviembre. 

También la semana pasada en el complejo ‘Woodside Houses’, en Queens, se reportó que más de 2,900 residentes desde el paso del huracán Ida, hace cinco meses, tienen la planta de calentamiento averiada.

El mismo drama lo han denunciado más de 10,000 residentes de ‘Fulton Houses’, en Manhattan, y ‘Lincoln Houses’, compuesto por 14 edificios en Manhattan.

El puertorriqueño jubilado Jorge Dávila, de 65 años y quien también vive en Fort Independence House, expuso que el deterioro de ese conjunto residencial caracterizado por las filtraciones y las fallas de los ascensores, toma un mayor vigor en estos días, cuando las temperaturas han descendido notablemente en la ciudad. 

“Hay mucha gente de la tercera edad que está enferma y han estado todo este invierno aquí congelándose. Se denuncia, vienen los inspectores, y no hay solución. Esto es peligroso. La gente busca formas de calentarse. Y allí es cuando vienen los incendios”, recordó el isleño.

El puertorriqueño Jorge Dávila lamenta que cientos de personas de la tercera edad “viven congelados” en sus apartamentos. (Foto: F. Martínez)

Proponen sistemas de clasificación de fallas

Ante la presión de residentes como Jorge y sus vecinos, este martes el defensor del pueblo Jumaane Williams y la presidenta del condado de El Bronx Vanessa L. Gibson, acudieron a conocer de cerca la serie de fallas que en realidad es apenas ‘una gota en el océano’ en los complejos de NYCHA, en donde varios balances dan cuenta que el 90% de sus edificios en los cinco condados, requieren reparaciones y renovaciones.

Luego de visitar el Fort Independence Houses, Williams publicó una serie de recomendaciones destinadas a reformar el proceso de reparaciones “inadecuado e ineficiente” en estos complejos de vivienda pública.

 “NYCHA es el peor propietario de la ciudad: los cortes de calefacción y agua caliente en los cinco condados son inaceptables y completamente predecibles dado el historial de mala administración y falta de fondos crónicos de NYCHA”, aseveró Williams.

Ante esta limitante, el Defensor del Pueblo propuso crear un sistema de calificación donde se prioricen los casos más graves y se resuelvan en un período de tiempo más corto.

En síntesis, planteó denominar con una letra clase A los reportes no peligrosos, con una B los peligrosos y con C las emergencias altamente peligrosas.

A juicio de la dominicana Esther Cáceres, quien padece filtraciones, falta de calefacción y cruza los dedos todos los días para que el ascensor en su piso funcione, en este caso el Fort Indepedence House reuniría las tres letras en cada piso.

“Aquí tenemos casi todo el abecedario. Reparan las cosas y a los días están fallando de nuevo. Yo pago la renta puntualmente. No estoy morosa. Pero igual vivo como los que no pagan nunca”, reaccionó Esther.

El Defensor del Pueblo, Jumaane Williams y la presidenta del Condado de El Bronx, Vanessa Gibson atendieron a observar las fallas en el Fort Independence Houses. (Foto: F. Martínez)

La Ciudad creará ‘NYCHA Stat’

Portavoces de NYCHA dijeron a El Diario que en el caso específico de este complejo padecen fallas estructurales acumuladas por años y que se están haciendo los esfuerzos para restablecer el agua caliente y los sistemas de calefacción lo “más pronto posible”.

“Es el reemplazo de válvulas y de una serie de tuberías que están averiadas que requieren una obra de ingeniería mayor. Esperamos resolverlo pronto, en la medida de nuestras posibilidades”, dijo la fuente.

Entre tanto, el alcalde Eric Adams quien desde las primeras semanas de su gestión ha tenido que enfrentar varios ‘monstruos de mil cabezas’” como la violencia armada y la escalada de la variante ómicron del COVID-19, ante la secuencia interminable de denuncias en los últimos días en unidades de vivienda pública, anunció que su equipo está trabajando para crear ‘NYCHA Stat’.

Se trata de un sistema de alerta que marca los edificios con los problemas más graves y los prioriza para que los residentes no tengan que esperar durante meses una reparación.

De acuerdo con el cruce de varios informes condensados por la organización Comisión Presupuestaria Ciudadana (CBC), casi el 90% de las unidades de vivienda de NYCHA están deterioradas, y lo peor es que sino se realizan cambios drásticos en los próximos 10 años,  podrían llegar al riesgo de afectarse más allá del punto en que sea poco rentable e imposible repararlas.

Un problema federal

Ante esta calamidad calificada como un problema humanitario, el senador neoyorquino Charles Schumer, líder de la mayoría demócrata en el Senado federal, quien realizó en el pasado otoño recorridos por algunas torres de este sistema habitacional en donde residen los más pobres de la ciudad, concluyó que se “ha caído en tal estado de deterioro, que la única solución es a través de una acción grande, audaz y transformadora por parte del Gobierno federal”.

El proyecto de ley de gastos de $2.2 mil millones de dólares del presidente Joe Biden, conocido como ‘Build Back Better’, era la esperanza para haber canalizado miles de millones de dólares a NYCHA, antes de estancarse en el Congreso.

NYCHA con bajos ingresos:

  • 68,000 hogares, aproximadamente el 42% de todos los que viven en viviendas públicas, tenían meses de renta atrasado en noviembre de 2021, debido al desempleo disparado por la pandemia, lo cual impone más limitaciones a la agencia de la Ciudad para enfrentar el creciente deterioro de las unidades que administra.
  • $1,000 millones en alquileres recaudó NYCHA en 2019 y solo $898 millones en 2021.
  • $40,000 millones se requieren para reparaciones mínimas que mejoren las condiciones de vida de estos inquilinos.