“No Más Excluidos”

Coalición del Fondo de Trabajadores Excluidos hace un llamado a fortalecer las redes de seguridad de los trabajadores

El Fondo de Trabajadores Excluidos fue de vital importancia para el estado de Nueva York en 2021 y su extensión y financiamiento continuo se hacen igualmente necesarios este año.
El Fondo de Trabajadores Excluidos fue de vital importancia para el estado de Nueva York en 2021 y su extensión y financiamiento continuo se hacen igualmente necesarios este año.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

El Fondo de Trabajadores Excluidos ha transformado la vida de cientos de miles de neoyorquinos. El fondo ha permitido que las familias trabajadoras se recuperen y se pongan nuevamente en pie después de un año de dolor y pérdida, y ha hecho posible un camino a seguir para muchos miles de trabajadores inmigrantes que cada día construyen y mejoran a Nueva York

. Este oportuno programa fue de vital importancia para el estado de Nueva York en 2021 y su extensión y financiamiento continuo se hacen igualmente necesarios este año. Al ofrecer un salvavidas a los trabajadores que quedaron fuera de la asistencia financiera estatal y federal por la pandemia, el programa sirvió como reconocimiento a su trabajo en posiciones de primera línea y ayuda y defensa, además de décadas de contribuciones al sistema de seguro de desempleo. Los trabajadores inmigrantes y autónomos son una fuente pasada por alto pero que es de vital importancia para recargar las economías locales, y a medida que las comunidades de Nueva York se reconstruyen para contener y vencer el impacto económico de COVID-19, los trabajadores continuaran siendo una crucial fuerza para impulsar las economías locales.

El potencial de crecimiento económico en Nueva York dependerá de la firme integración de salvaguardas para los trabajadores. Caridades Católicas se alienta por el compromiso del Estado de Nueva York con el Fondo de Trabajadores Excluidos. Pero se necesita hacer más, ya que muchos se quedaron atrás debido a los plazos y problemas de solicitud. La Coalición del Fondo de Trabajadores Excluidos, compuesta por varios grupos prominentes de defensa de la inmigración, incluyendo a Caridades Católicas de la Arquidiócesis de Nueva York, están trabajando juntos para resaltar las necesidades restantes y asegurarse de que los trabajadores más vulnerables no permanezcan en las sombras y puedan acceder a un apoyo seguro y confiable. 

La campaña “No Más Excluidos” (también conocida en inglés como Excluded No More) ofrece una guía para continuar apoyando a los trabajadores más vulnerables de nuestro estado de tal forma que puedan acceder a compensación por desempleo, sin importar como se ganan la vida o de dónde provienen. Esto afecta directamente a los trabajadores que continúan sirviendo como socorristas de primera y segunda línea durante la pandemia, tales como los trabajadores independientes, los que ganan dinero en efectivo y otros trabajadores independientes que mantienen el estado en funcionamiento.

El programa propone ampliar la cobertura del seguro de desempleo (UI, por sus siglas en inglés) de Nueva York para brindarles a todos ellos acceso a una red de seguridad que garantice a los trabajadores excluidos poder recibir apoyo cuando enfrenten tragedias inesperadas, como la pérdida de ingresos debido a problemas de salud, maltrato o el impacto de una crisis económica mundial.

La Coalición también propone reabrir el Fondo de Trabajadores Excluidos para asegurarse de que todos los trabajadores que eran elegibles para el fondo puedan recibirlo, ya que el fondo estuvo abierto durante nueve semanas antes de que se cerraran las solicitudes. En ese momento, los obstáculos geográficos y las políticas pendientes impidieron que miles de trabajadores elegibles presentaran sus aplicaciones, especialmente en el norte del estado de Nueva York y en las áreas rurales del estado.Nueva York siempre ha liderado el camino para lograr justicia y dignidad para los trabajadores. El mismo Fondo de Trabajadores Excluidos ya ha inspirado campañas similares en todo el país. Al asegurarnos de que todos los trabajadores tengan acceso a garantías financieras, nuestras comunidades serán más fuertes, más resilientes y estarán mejor preparadas para futuras crisis económicas y de salud pública. 

C. Mario Russell, abogado, director de Servicios para Inmigrantes y Refugiados de Caridades Católicas