Qué le sucede a tu cuerpo cuando bebes Coca-Cola

En 10 minutos una lata de Coca-Cola golpea a tu cuerpo 10 cucharaditas de azúcar y a los 20 minutos, el nivel de glucosa en la sangre ha aumentado. Te decimos cuáles son los efectos negativos a corto y largo plazo al beber Coca-Cola

Beber de una a dos latas de refresco puede aumentar 26% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2
Beber de una a dos latas de refresco puede aumentar 26% el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2
Foto: Shutterstock

La Coca-Cola, creada en 1886 formulada originalmente con fines medicinales, como un jarabe que ayudara a la digestión y aportara energía, actualmente es asociada con varios efectos negativos para la salud.

El consumo de Coca-Cola tiene efectos a corto plazo y efectos a largo plazo cuando se bebe de manera constante, llegando a aumentar el riesgo de padecer enfermedades crónicas e incluso el riesgo de muerte prematura, según advierten los expertos en salud.

Qué le pasa a tu cuerpo al beber Coca-Cola

10 minutos: recibes 10 cucharadas de azúcar

Una Coca-Cola en lata con 12 onzas tiene 39 gramos de azúcar, lo que equivale a 10 cucharaditas de azúcar agregada. La razón por la que no vomitamos se debe al contenido de ácido fosfórico, sustancia que neutraliza el sabor dulce y hace posible beberla.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir no más de 6 cucharaditas de azúcar al día. Con solo una lata de Coca-Cola se supera fácilmente esta cantidad.

20 minutos: aumento de glucosa en sangre

A los 20 minutos de haber tomado un vaso de Coca-Cola, el nivel de azúcar en la sangre aumenta rápidamente y causa una enorme secreción de insulina.

La Universidad Autónoma de México explica que los azucares que el organismo no logra digerir se transforman en grasa y como resultado aparece el sobrepeso y obesidad.

40 minutos: la cafeína se ha absorbido completamente

La Coca-Cola contiene 57 mg de cafeína por cada 20 ml de refresco, mientras que en una taza de 8 onzas hay 95 mg de cafeína. Sin embargo, las dosis bajas a moderadas de cafeína también pueden contribuir a evitar la somnolencia y aumentar el estado de alerta.

45 minutos: el cuerpo empieza a producir más dopamina

El consumo de azúcar añadido tiene profundos efectos en el cerebro, conduce a la liberación dopamina, el químico que hace “sentirse bien”, lo que puede estimular a una persona a buscar esa experiencia o sustancia una y otra vez.

60 minutos: secreción urinaria de calcio

A los 60 minutos el ácido fosfórico fija el calcio, el magnesio y el zinc al intestino, esto acelera el metabolismo y entonces, las altas dosis de azúcar y endulzantes artificiales incrementan la secreción urinaria de calcio, explica la UNAM.

Una hora despues de beber el refresco también comenzará el bajón de azúcar que causará irritabilidad y somnolencia.

Inflamación

El gas que contienen los refrescos produce inflamación y favorece la mala digestión.

Efectos a largo plazo al beber Coca-Cola

Investigadores del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, señalan que el consumo de Coca-Cola está asociado con sobrepeso, obesidad, diabetes, cálculos renales, asma, descalcificación, anemia, depresión, mala digestión, caries, hasta Alzheimer.

1. Aumento de peso y mayor riesgo de diabetes

Las personas que consumen bebidas azucaradas con regularidad (de 1 a 2 latas al día o más) tienen un riesgo 26% mayor de desarrollar diabetes tipo 2 que las personas que rara vez toman estas bebidas, comparte la Fuente de Nutrición de Harvard.

2. Enfermedad cardíaca

La Asociación Estadounidense del Corazón advierte que incluso una bebida azucarada al día podría aumentar la enfermedad cardíaca y el riesgo de accidente cerebrovascular.

3. Gota

Las bebidas azucaradas pueden aumentar el riesgo de gota en un 75%. La gota es una forma de artritis.

4. Afecta tus huesos

El refresco de cola contiene ácido fosfórico provoca desmineralización ósea porque no permite la adecuada absorción del calcio al organismo y el consumo de más fosfato que calcio puede aumentar la excreción de calcio en la orina, debilitando los huesos.

5. Daño a tu hígado

Los refrescos provocan un nivel alto de azúcar en sangre que aumenta la cantidad de grasa acumulada en el hígado. La acumulación de grasa en el hígado conduce a diabetes tipo 2 y enfermedad del hígado graso no alcohólico.

6. Riesgo de enfermedad renal

Las personas que beben muchos refrescos azucarados pueden tener hasta un 61% más probabilidades de desarrollar una enfermedad renal crónica que quienes no lo hacen, según un estudio publicado en el Clinical Journal of the American Society of Nephrology.

7. Mayor riesgo de muerte prematura

Beber de una a dos bebidas azucaradas por día aumenta el riesgo de muerte prematura en un 14%, según estudios que comparte Harvard. “Cuantas más bebidas azucaradas se consumen mayor es el riesgo de muerte prematura, particularmente por enfermedades cardiovasculares y, en menor medida, por cáncer”.

Te puede interesar: 
Bebidas que no debe tomar un diabético: cuáles son las bebidas con más azúcar en Estados Unidos
4 bebidas que pueden elevar tu presión arterial
7 bebidas con las que no debes tomar tus medicinas