Beber café también puede beneficiar la microbiota intestinal

El café tiene compuestos que pueden afectar positivamente la microbiota intestinal. Se cree que los beneficios del consumo de la bebida podrían depender en parte de la modulación de la microbiota

Algunos estudios muestran que bebedores de café tienen mejores perfiles de microbioma intestinal.
Algunos estudios muestran que bebedores de café tienen mejores perfiles de microbioma intestinal.
Foto: Shutterstock

Beber café se ha asociado con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, algunos tipos de cáncer e incluso con un efecto positivo en la salud cerebral. Algunas investigaciones recientes también relacionan el consumo de la bebida como beneficioso para la microbiota intestinal.

La microbiota estimula el sistema inmunitario, descompone compuestos alimentarios potencialmente tóxicos y sintetiza ciertas vitaminas y aminoácidos.

Debido al contenido de fitoquímicos y minerales en el café, se ha propuesto que su impacto en la salud puede depender en parte de la modulación de la microbiota intestinal, señala el informe de un estudio publicado en 2020 en la revista Nutrients.

El café tiene cientos de compuestos biológicamente activos entre los que se incluyen cafeína, minerales y polifenoles. Se cree que algunos compuestos del café podrían afectar el metabolismo de las bacterias.

Durante la Reunión Científica Anual del Colegio Estadounidense de Gastroenterología de 2019 se presentó un estudio en el que los participantes que bebieron dos o más tazas de café al día durante el año anterior exhibieron mejores perfiles de microbioma intestinal que los que consumieron menos o nada de café.

La Fuente de Nutrición de Harvard comparte que los científicos están descubriendo que el microbioma desempeña un papel clave en la función inmunológica. La composición del microbioma intestinal puede afectar la salud, promover o reducir el riesgo de enfermedades.

Los investigadores del Colegio de Medicina de Baylor en Houston encontraron que las especies bacterianas de bebedores de café eran más abundantes y distribuidas de manera más uniforme en todo el intestino grueso, más ricas en propiedades antiinflamatorias y menos propensas a incluir bacterias relacionadas con anomalías metabólicas y obesidad.

En un cuerpo sano, la microbiota beneficiosa y la microbiota patógena conviven sin problemas. Cuando hay una alteración en el equilibrio, provocada por enfermedades infecciosas, ciertas dietas o el uso prolongado de antibióticos u otros medicamentos que destruyen las bacterias, el cuerpo puede volverse más susceptible a las enfermedades.

El consumo de 3 a 5 tazas de café al día se ha asociado con un riesgo reducido de varias enfermedades crónicas.

No necesitas depender del consumo de café para beneficiar la microbiota. Harvard señala que en general, las frutas, las verduras, los frijoles y los cereales integrales como el trigo, la avena y la cebada son buenas fuentes de fibras prebióticas para alimentar la microbiota beneficiosa.

Te puede interesar:
Cómo el café promueve una vida más larga
El consumo de café puede ofrecer cierta protección contra el COVID, según estudio
7 alimentos que ayudan a mantener el cerebro joven por más tiempo