Consumir mucha fibra se asocia con menos resistencia a los antibióticos

Consumir suficiente al día puede ser un arma para reducir la resistencia a los antibióticos, según un estudio reciente. Una dieta alta en fibra también puede ayudar a perder peso y reducir el riesgo de enfermedades

Una dieta rica en fibra soluble, como la que contienen los frijoles, se asocia con una menor resistencia a los antimicrobianos.
Una dieta rica en fibra soluble, como la que contienen los frijoles, se asocia con una menor resistencia a los antimicrobianos.
Foto: Shutterstock

Lo que comemos podría ser una solución para reducir la resistencia a los antibióticos al modificar el microbioma intestinal. Seguir una dieta alta en fibra está asociado con una menor resistencia a los antibióticos en las bacterias intestinales.

Según un estudio publicado por científicos del Servicio de Investigación Agrícola y publicado en el American Society for Microbiology Journal, la asociación de dieta y resistencia a los antimicrobianos se observa en adultos sanos que consumen al menos entre 8 y 10 gramos de fibra soluble.

“Los microbios que tienen resistencia a varios antibióticos de uso común, como la tetraciclina y el aminoglucósido, son una fuente importante de riesgo para las personas en todo el mundo”.

Los investigadores señalan que la resistencia a los antimicrobianos en las personas se basa en gran medida en su microbioma intestinal, donde se sabe que los microbios llevan estrategias codificadas genéticamente para sobrevivir al contacto con los antibióticos.

Entre los alimentos que contienen fibra soluble se incluyen avena, semillas de chía, nueces, frijoles, lentejas, manzanas y arándanos.

Modificar la dieta tiene el potencial de ser una nueva arma en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos. Y tampoco estamos hablando de comer una dieta exótica, sino una dieta diversa, adecuada en fibra, que algunos estadounidenses ya comen”, explicó la bióloga molecular Danielle Lemay, investigadora del Centro de Investigación de Nutrición Humana Occidental.

Otros beneficios para la salud del consumo de fibra

El consumo de alimentos ricos en fibra soluble e insoluble pueden ofrecer diversos beneficios para la salud. La Fuente de Nutrición de Harvard señala que el consumo de fibra soluble puede ayudar a reducir los niveles de glucosa, así como a reducir el colesterol en la sangre.

La fibra insoluble puede promover la regularidad y ayudando a prevenir el estreñimiento. Entre las fuentes de alimentos con fibras insolubles incluyen productos de trigo integra, quinua, arroz integral, legumbres, verduras de hojas verdes como la col rizada, almendras, nueces, semillas y frutas con piel comestible como peras y manzanas.

Los Institutos Nacionales de Nutrición (NIH) señalan que algunos estudios sugieren que las dietas ricas en fibra también podrían ayudar a perder peso y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer.

Los expertos del NIH sugieren que los hombres deben consumir unos 38 gramos de fibra al día y las mujeres unos 25 gramos.

Te puede interesar:
5 alimentos que ayudan a reducir el riesgo de muerte prematura
Verduras sí, pero no papas: por qué expertos en nutrición recomiendan salteárselas
Las semillas de chía son la fuente vegetal más rica en ácidos grasos omega-3