Abogados pro-bono de organizaciones de NYC reclaman fondos en el presupuesto municipal

Citan urgentes necesidades de financiamiento operativo y de personal

Para los inmigrantes que se enfrentan a la deportación y buscan ayuda, Caridades Católicas ofrece evaluaciones de 16 a 18 días al mes, tanto de forma remota como en persona, en los tres Tribunales de Inmigración de la Ciudad de Nueva York.
Para los inmigrantes que se enfrentan a la deportación y buscan ayuda, Caridades Católicas ofrece evaluaciones de 16 a 18 días al mes, tanto de forma remota como en persona, en los tres Tribunales de Inmigración de la Ciudad de Nueva York.
Foto: Shutterstock

Organizaciones de defensores y servicios legales, que actualmente enfrentan necesidades de financiamiento operativo y de personal urgentes, están abogando por un aumento de fondos en el presupuesto del año fiscal 2023 para garantizar la igualdad de acceso a la justicia para todos los neoyorquinos.

La Legal Aid Society, The Bronx Defenders, Neighborhood Defender Service of Harlem, New York County Defender Services, Brooklyn Defender Services y Queens Defenders, entre una serie de organizaciones que brindan representación de los servicios legales civiles y de defensa requerida constitucional y/o legalmente, pidieron al alcalde Eric Adams, a la presidenta del Concejo Municipal Adrienne Adams y a los concejales que prioricen la financiación total del invaluable trabajo de su personal y sus necesidades operativas.

En el 2019, el Ayuntamiento se comprometió a abordar los problemas de contratación y retención en estas oficinas cuando acordó complementar los ingresos del programa existente con un suplemento de “paridad” para los abogados más jóvenes en estas organizaciones, lo que los llevó a la paridad con los abogados que representan a la Ciudad en asuntos legales. El anuncio público de fondos de la ciudad para aumentar los salarios de más personal subalterno vino con el compromiso de continuar abordando los problemas de contratación y retención para más personal sénior durante un “plan de implementación total de cuatro años”. Sin embargo, la Ciudad nunca cumplió con ese compromiso.

Y, aunque la Ciudad busca expandir los servicios legales obligatorios, no ha proporcionado fondos adicionales para cubrir los costos de alquiler, atención médica, salarios y pensiones, tecnología y otras necesidades operativas que, año tras año, han seguido aumentando.

Esa falta de fondos, ha impedido que las organizaciones reemplacen al personal que se va y ha retrasado inversiones esenciales críticas para la prestación segura y efectiva de servicios a los clientes, como la tecnología.

La escasez crónica de fondos ha contribuido a una salida significativa del personal de estas organizaciones y vacantes generalizadas. Según datos internos de estas organizaciones para el año fiscal que finalice este 30 de junio, pueden perder al menos 348 empleados.

“Un presupuesto refleja valores y prioridades, y si el Ayuntamiento valora el papel fundamental que desempeñan los defensores públicos y los proveedores de servicios legales civiles en la ciudad de Nueva York, cualquier presupuesto acordado debe incluir fondos para compensar completamente al personal y satisfacer las demandas operativas de estas organizaciones ”, dijo Twyla Carter, la entrante abogada en jefe y directora ejecutiva de The Legal Aid Society.

Por su parte, Justine Olderman, directora ejecutiva de The Bronx Defenders considera que la Ciudad le está fallando a las personas de bajos ingresos del Bronx que dependen de los servicios de apoyo legal y social de esa organización.

“Nuestro personal de 400 ayuda a más de 20,000 residentes de El Bronx cada año y llega a cientos más a través de la participación y participación de la comunidad. Se ha demostrado que nuestro trabajo reduce los desalojos, las tasas de encarcelamiento, la duración de las sentencias, las deportaciones y el tiempo en hogares de guarda”, sostuvo. “Pero no podemos ofrecer una defensa holística de alta calidad sin una financiación completa. La incapacidad de proporcionar a nuestro personal una compensación competitiva, junto con la financiación insuficiente crónica de nuestro trabajo, amenaza nuestra capacidad de servir a quienes más nos necesitan”.

Estas organizaciones concuerdan en que todos los neoyorquinos merecen una representación de alta calidad, independientemente de su capacidad para pagar un abogado y trabajan para garantizar sus derechos. Sin embargo, “cuando el presupuesto de la ciudad no financia y subestima estos servicios críticos y los derechos garantizados por la Constitución, los neoyorquinos sufren”, manifestó Lisa Schreibersdorf, directora ejecutiva de Brooklyn Defender Services.

“Las organizaciones de defensores juegan un papel fundamental para garantizar que el sistema de justicia de nuestra ciudad funcione y que los ciudadanos de Nueva York tengan el mismo acceso a representación legal de alta calidad y programas comunitarios para reducir el crimen”, afirmó Hettie Powell, directora general de Queens Defenders. “Alentamos a la ciudad a demostrar a sus ciudadanos de ingresos más bajos que valora su derecho a la asesoría legal tanto como una fuerza policial con fondos excesivos y su propio personal de abogados”.