Cuatro acciones contra inmigrantes que Ron DeSantis hizo oficial en Florida con nueva ley

El gobernador Ron DeSantis dio un paso en firme en contra de inmigrantes indocumentados, con una ley que afecta severamente a niños no acompañados y a quienes los atienden en albergues, además de ampliar las acciones policiacas en contra de los no ciudadanos

Ron DeSantis suena para ser candidato a la presidencia.
Ron DeSantis suena para ser candidato a la presidencia.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

El estado de Florida es un lugar “menos amigable” con los inmigrantes indocumentados, luego de una ley promulgada por el gobernador republicano Ron DeSantis, la cual incluye varias acciones que preocupan a activistas y defensores de no ciudadanos.

1. Contra niños.- La norma prohíbe los contratos públicos con empresas que brinden ayuda y transporte a inmigrantes, incluidos menores no acompañados, que son enviados a albergues legalmente establecidos. Además castigará a organizaciones civiles, como Caridades Católicas, que ayuden a los menores.

2. Denunciar a indocumentados.- La norma amplía la definición de “política de santuario”, de ese modo los condados y ciudades del estado no podrán prohíbir o limitar que las policías locales proporcionen información migratoria a las autoridades federales sobre no ciudadanos.

3. Apoyo a ICE.- Las policías locales y estatal deberán firmar un acuerdo con la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para participar en el programa 287(g), el cual permite la custodia de indocumentados detenidos por alguna otra falta, es decir, ahora los agentes locales podrán realizar funciones de aplicación de la ley de inmigración.

4. Fuerza de ataque.- DeSantis anunció el viernes –cuando firmó la ley– la formación de una “fuerza de ataque” conformada por diversos cuerpos policiacos, como la Patrulla de Carreteras y agentes locales para detener a traficantes de humanos y narcotraficantes.

El republicano dijo durante uan conferencia de prensa la mentira que los republicanos han repetido contra el presidente Joe Biden sobre que su llegada habría significado la “apertura de la frontera”, cuando en la realidad la actual administración ha detenido y expulsado a cientos de miles de inmigrantes.

DeSantis jugó con las cifras de mayo de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), que reporta 239,000 encuentros con inmigrantes, aunque la mayoría fueron deportadas.

El republicano dijo que las políticas en materia migratoria de Biden son dañinas para el país y lamentó que en partes del país se trate a los indocumentados “casi mejor que a los ciudadanos estadounidenses en algunos aspectos”.

“[La ley] protegerá a los floridanos de la crisis fronteriza de Biden”, dijo DeSantis.

La norma denominada SB 1808 penaliza a organizaciones religiosas como Caridades Católicas por cuidar a niños migrantes que llegan al país sin la compañía de sus padres y a aquellos que se encuentran en un estado de vulnerabilidad al negarles las licencias estatales.

La Coalición Americana de Empresarios por la Inmigración (ABIC) criticó con dureza al gobernador por promulgar esta medida, la que venía combatiendo desde que se negociaba en el Legislativo estatal.

Mike Fernández, presidente de MBF Healthcare y copresidente de ABIC Action, consideró que las ambiciones políticas de DeSantis –cuyo nombre suena como posible aspirante a la Casa Blanca–, no deberían “dañar a los niños inmigrantes inocentes”.

Esta ley destruye la vida de niños inocentes, daña la economía y aumenta los precios de los alimentos y la gasolina para todos los floridanos”, dijo Fernández en un comunicado en referencia a los cálculos de ABIC de que esta ley costará a los contribuyentes 12 millones de dólares, algo que consideró un “desperdicio”.

Esta ley supuso una agria disputa entre el gobernador y el arzobispo católico de Miami, Thomas Wenski, quien denunció que la medida obligaría a cerrar albergues que acogen a los menores inmigrantes, incluidos los de Caridades Católicas.

También recibió críticas desde una parte del exilio cubano, que le recordó al gobernador republicano que muchos de ellos llegaron al país como inmigrantes no acompañados en la llamada operación Pedro Pan, por la que miles de niños cubanos llegaron al país a inicios de la década de 1960 en su huida del régimen castrista.

Con información de EFE