Madre ecuatoriana se muda a Atlanta en busca de un mejor trabajo, se niega a ejercer la prostitución y la hallan muerta

Saraí Llanos, de 19 años, pensaba que trabajaría como mesera, pero se llevó una sorpresa; cuatro días después de haber iniciado labores, Saraí le contó a su madre que tuvo una discusión con una mujer rusa, ya que querían obligarla a trabajos sexuales

Habitación de un prostíbulo.
Habitación de un prostíbulo.
Foto: JENS SCHLUETER / AFP / Getty Images

Una madre ecuatoriana de 19 años fue hallada muerta tras negarse a realizar trabajos sexuales luego de ser contratada inicialmente para servir de mesera en un restaurante en Atlanta, Georgia.

Saraí Llanos llevaba desaparecida desde el 14 de junio.

Fue la propia madre de Saraí, Gardenia Gómez, quien confirmó esta semana al periodista de Univision Jensser Morales que su hija fue hallada muerta.

“El canciller… dijo que esta mañana le han cogido las huellas dactilares y han visto que es mi hija. Ya tiene, creo, que como un mes muerta”, reveló la mujer según un artículo publicado este lunes por la cadena.

Llanos se había mudado de Chicago, Illinois, a Atlanta, Georgia, por un nuevo trabajo en el que supuestamente ganaría más dinero para ayudar a su madre y a sus dos hijos, de 1 y cuatro años, que permanecen en Guayaquil.

La ecuatoriana llegó con visa de turista en agosto de 2021.

Saraí vivió un tiempo en la residencia de su padrino, en Chicago, ciudad en la que laboró como mesera y en un camión de comidas hasta que optó por mudarse a Atlanta a raíz de la oferta de trabajo.

La sudamericana empezó a laborar en el restaurante el 10 de junio.

La víctima se estaba hospedando con una amiga en un hotel Marriott, en Buckhead, Atlanta.

Sin embargo, cuatro días después de haber iniciado labores, Saraí le contó a su madre que tuvo una discusión con una mujer rusa, ya que querían obligarla a que laborara como dama de compañía. Al parecer la oferta inicial de trabajo fue un engaño y querían forzarla a que aceptara realizar encuentros sexuales.

Saraí indicó que planeaba denunciar a la fémina, cuya posición en el lugar se desconoce.

El 16 de junio, la madre llamó a la “rusa”. “Me dijo: ‘Tranquila, seguro se fue con un hombre, mañana la dejarán botada en algún hotel. Y no pongas denuncias porque eso de nada te va a servir”’, contó la mujer a Diario Extra.

Existen muchos elementos sueltos en esta historia, por ejemplo, la persona que la engañó es de nacionalidad rusa, y el teléfono que utilizaba era con chip prepagado. Una amiga con la que estaba en el hotel ya no contesta, hay un policía que era amigo de Sarai, los funcionarios del hotel no brindan declaraciones. En fin, es un caso muy complejo para los detectives que llevan la investigación”, indicó por su parte William Murillo, cofundador 1800migrante.com.