Viruela del mono: ¿cómo protegerse y qué hacer si presentas síntomas?

Se han confirmado 16,761 casos de viruela del mono en todo el mundo; ¿qué debes hacer si te han diagnosticado la enfermedad?

¿Cómo protegerse de la viruela del mono?
¿Cómo protegerse de la viruela del mono?
Foto: Pablo Blazquez Dominguez / Getty Images

Un brote reciente de viruela del mono en varios países del mundo, incluyendo a Estados Unidos, ha desconcertado a los expertos en salud y está generando preocupaciones sobre que éste se convierta en un problema de salud incontrolable.

Hasta el día de hoy, se han confirmado 16,761 casos de viruela del mono en todo el mundo, por lo que el sábado pasado la Organización Mundial de la Salud, OMS, declaró el brote internacional como una emergencia global.

Se trata de la primera propagación comunitaria conocida del virus. Antes de este brote, los casos se habían relacionado con viajes a regiones donde el virus es endémico o con animales importados portadores del virus, como en gran parte de África.

Aunque la OMS ha dado a conocer que la mayoría de los casos nuevos se han propagado a través del sexo, especialmente entre hombres, la Organización Mundial de la Salud ha advertido que cualquiera podría estar en riesgo de contraer el virus. 

“Cualquiera que tenga contacto cercano con alguien infeccioso está en riesgo”, apuntó el miércoles pasado un comunicado de la OMS.

La viruela del mono parte de la misma familia que la viruela, aunque generalmente menos grave. Las vacunas contra la viruela han demostrado una eficacia del 85% contra la viruela del simio.

Cómo protegerse contra la viruela del mono

Si bien los expertos en salud están de acuerdo en que los riesgos para el público en general son bajos, existen varias precauciones que puede tomar para reducir el riesgo de contraer el virus.

Las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido y la OMS incluyen:

· Evitar entrar en contacto con personas recientemente diagnosticadas con el virus o que puedan haber estado infectadas.
· Usar una máscara facial si está en contacto cercano con alguien que tiene síntomas.
· Usar condones y estar atentos a los síntomas si ha cambiado recientemente de pareja sexual.
· Evitar el contacto con animales que puedan ser portadores del virus. Esto incluye animales enfermos o muertos y particularmente aquellos con antecedentes de infección, como monos y roedores.
· Practicar una buena higiene de manos, especialmente después de entrar en contacto con animales o humanos infectados, o que se sospeche que están infectados.

Qué hacer si contraes la viruela del mono

Si sospechas que puedes haber contraído la viruela del mono, debes aislarte del contacto físico con otras personas y buscar atención médica de inmediato.

Los síntomas iniciales de la viruela del simio incluyen fiebre, dolores de cabeza, dolor muscular, hinchazón y dolor de espalda. Las erupciones y las lesiones suelen aparecer en la cara, las manos, los pies, los ojos, la boca o los genitales en un plazo de uno a cinco días. 

Esas erupciones se convierten en bultos elevados y luego ampollas, que pueden llenarse con un líquido blanco antes de romperse y formar costras.

Muchos de los síntomas del virus pueden confundirse fácilmente con otras enfermedades, como la varicela, el herpes o la sífilis, sin embargo, por lo que es importante la confirmación médica.

Si te diagnostican viruela del mono, deberá aislarse hasta que el virus haya pasado. La enfermedad suele ser leve y la mayoría de las personas se recuperan en dos a cuatro semanas.

Si bien los consejos médicos actualmente varían según los países, el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido señala que es posible que deba permanecer en un hospital especializado para evitar que la infección se propague a otras personas.


También lee:
· OMS declara la viruela del mono una emergencia sanitaria mundial
· Qué vacunas existen y cuáles son los tratamientos contra la Viruela del mono
· Viruela del mono: por qué no se ha podido frenar la expansión de la enfermedad (y qué riesgos tiene que no se haya declarado una emergencia)