Como cuartos de hotel para tener sexo son utilizados cobertizos de restaurantes en Nueva York

Una nueva demanda enfrentan restaurantes de Nueva York en tribunales, luego de que vecinos de varios condados acusaran que los cobertizos construidos durante la pandemia son utilizados para tener sexo al aire libre, además de generar basura y servir de hogar para indigentes

Algunos cobertizos siguen siendo bien cuidados, pero varios más muestran deterioro.
Algunos cobertizos siguen siendo bien cuidados, pero varios más muestran deterioro.
Foto: Cindy Ord / Getty Images

Varios reportes advierten que las extensiones de restaurantes en las calles permitidos durante la pandemia se han convertido en refugio de personas sin hogar, pero también en espacios usados como cuartos de hotel para tener sexo.

Un día por la mañana, un residente de Greenwich Village se dirigía al trabajo y grabó el video de una escena XXX en la calle Cornelia, donde un hombre y una mujer tenían relaciones sexuales en plena calle, en un cobertizo de un restaurante, reportó The New York Post.

“Se ve a la mujer haciéndole sexo oral a su amante, que está acostado encima de una maleta, con la cabeza apoyada en la pared de madera”, dice el informe, que también menciona que la pareja estaba bebiendo.

El residente de la zona se dio sorprendido por la escena.

“Simplemente no podía creerlo. Yo estaba como ‘¡Dios mío!’”, dijo el residente.

Otro caso fue capturado también por la mañana, cuando una pareja se besaba insistentemente, pero el hombre no llevaba camisa, apenas vestía unos shorts, en una escena que subía de tono.

Ese problema se suma a la proliferación de ratas y la suciedad que generan los cobertizos en las noches, pero más de 12,000 restauranteros quieren que el programa sea permanente.

Sin embargo, los vecinos de las áreas donde están los cobertizos se han quejado de los problemas que estos generan en los distintos condados, como en Queens, donde el vecino Ricardo Pacheco, acusó que la calidad de vida ha sido afectada en Jackson Heights.

Pacheco es un policía jubilado y acusó que también ha visto a parejas teniendo sexo en esas áreas.

Hay presión contra la alcaldía de Nueva York para termine con este programa y se presentó una demanda a la que Pacheco se sumó.

También Deborah Gonzalez del Lower East Side, se sumó a la demanda.

“Estas estructuras ocultan parcialmente a los hombres que orinan, así que cuando pasas, te sorprendes y te pillan desprevenida”, dijo.

Aunque el alcalde Eric Adams dijo que apoya esas estructruas, también considera que deben ser mejor reguladas.