Corredora fue ultrajada, golpeada y robada por pervertido con 25 arrestos en Nueva York

Un detenido fue acusado de tres ataques matutinos a mujeres a las que robó y agredió sexualmente en plena calle. El último caso sucedió ayer en Hudson River Park y horas después fue rastreado hasta la estación de autobuses Port Authority

Carl Phanor, detenido.
Carl Phanor, detenido.
Foto: NYPD

Carl Phanor, un hombre sin hogar buscado por dos delitos sexuales y que tiene al menos 25 arrestos anteriores, fue detenido ayer en relación con la violación y robo de una corredora en el West Village de Manhattan (NYC).

Phanor, de 29 años, fue arrestado en la estación de autobuses Port Authority varias horas después del asalto, que tuvo lugar ayer alrededor de las 5:30 a.m. en el Muelle 45.

La policía señaló que el sospechoso agarró a una mujer de 43 años por detrás mientras corría en Hudson River Park, la estranguló y la agredió sexualmente antes de robarla. Según un testigo que llamó al 911, el abusador sexual dejó a la víctima descalza y con sangre corriendo por su rostro y codos.

Phanor fue acusado de violación, hurto mayor, agresión sexual depredadora y uso de una tarjeta de crédito robada. También fue procesado por dos ataques anteriores contra mujeres a las que robó y agredió sexualmente: otra corredora a fines de marzo y una caminante a principios de octubre, ambos ataques sucedidos temprano en la mañana en Manhattan.

Al comparar los tres ataques matutinos resultaron similares y muestran que el sospechoso usó el mismo enfoque.

Los policías lo rastrearon ayer después de que usó tarjetas de crédito robadas en una tienda Target en Midtown para comprar bebidas energéticas por valor de $39 dólares y en Port Authority, donde intentó comprar un boleto de autobús, según las fuentes.

Antes de los arrestos por delitos sexuales, Phanor había sido detenido al menos otras 25 veces, principalmente por hurto menor, asalto, posesión y tráfico de drogas, dijeron las fuentes. Siete de esos arrestos fueron sellados.

El detenido se negó a responder las preguntas de los reporteros mientras los detectives lo escoltaban esposado fuera de la División de Víctimas Especiales de la policía de Nueva York en el Bajo Manhattan anoche, indicó New York Post.

Todos los cargos son meras acusaciones y se presume que las personas procesadas son inocentes hasta que se pruebe su culpabilidad.