Biden, Obama y Trump llegan a Pensilvania en la cuenta regresiva para las elecciones de medio término

Joe Biden y Barack Obama se reunieron en Filadelfia con el objetivo de impulsar al candidato demócrata John Fetterman, mientras que Donald Trump trata de impulsar a su candidato republicano Mehmet Oz

 La dinámica de una posible revancha de 2020 quedará descubierta este sábado.
La dinámica de una posible revancha de 2020 quedará descubierta este sábado.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images

El actual presidente de Estados Unidos y dos expresidentes, uno demócrata y el otro republicano, llegaron a Pensilvania este sábado para dar un impulso en la víspera de las elecciones legislativas, una de las carreras más observadas en el país.

Para Joe Biden, quien hará una aparición con Barack Obama en Filadelfia con el objetivo de impulsar al candidato por el Partido Demócrata, el vicegobernador John Fetterman.

Por su parte, para Donald Trump, que se reúne a las afueras de Pittsburgh, una victoria de su candidato elegido a dedo para el Dr. Mehmet Oz, podría demostrar su propia viabilidad duradera en un estado libre asociado que perdió por poco en el año 2020.

Mientras el expresidente republicano se prepara para anunciar una tercera candidatura para las elecciones presidenciales de 2024, los asesores del líder de la Casa Blanca están dando sus propios pasos iniciales para montar una campaña de reelección. La dinámica de una posible revancha de 2020 quedará descubierta este sábado.

Este sería un momento histórico. Generalmente, los expresidentes solo se han sumado con moderación a la política diaria, en su mayoría esquivando las críticas directas a los hombres que ocuparon en su momento el cargo. Desde Grover Cleveland en el año 1892, un presidente que ya ha sido derrotado no ha vuelto a ganar el liderazgo de la Casa Blanca.

La convergencia de presidentes en Pensilvania refleja las normas alteradas que Trump precipitó cuando se hizo con la presidencia hace casi seis años, emitiendo casi inmediatamente acusaciones contra su predecesor de espionaje y malversación en general.

Biden, que evitó en gran parte de su primer año como presidente pronunciar el nombre de Trump, al parecer ya no es tan cauteloso como antes. Llamó a “Trump y todos sus Trumpies” en un mitin en California esta semana y denominó a Ron DeSantis, gobernador de Florida, como un “Trump encarnado” en la recaudación de fondos en Fort Lauderdale el martes.

En sus propios mítines, el exmandatario republicano reproduce un video de fallos para presentar a su sucesor como un anciano propenso a cometer errores, aunque no ha arremetido contra Obama con tanta frecuencia.

Obama, por otro lado, ha criticado duramente a los candidatos que apoya Trump, muchos de los cuales son negacionistas de los resultados de las elecciones de 2020.

“No funciona solo porque alguien ha estado en la televisión. Resulta que ser presidente o gobernador es algo más que líneas ágiles y buena iluminación”, expresó Obama en Arizona la semana pasada refiriéndose a la candidata republicana a gobernador Kari Lake, ex presentadora de noticias locales.

La batalla por el Senado y la gobernación de Pensilvania son las únicas contiendas principales de medio término de este 2022 en las que el presidente Biden se ha presentado en diferentes ocasiones.

En otras contiendas de alto perfil, los aspirantes han mantenido su distancia de un mandatario con índices de aprobación muy bajos.

Lea también: