Lindsey Graham, aliado de Donald Trump, declara ante la Justicia sobre el intento de revertir las elecciones de 2020 en Georgia

Tras su comparecencia la oficina de Lindsay Graham dijo que efectivamente había asistido a la citación del gran jurado de Georgia, pero no detallaron el contenido de su declaración por respeto al proceso

La Justicia investiga si Graham llamó en 2020 a Brad Raffensperger para cambiar los resultados de las elecciones.
La Justicia investiga si Graham llamó en 2020 a Brad Raffensperger para cambiar los resultados de las elecciones.
Foto: Rebecca Noble / Getty Images

El senador republicano Lindsey Graham, aliado del expresidente Donald Trump, declaró finalmente el martes ante la Justicia sobre los esfuerzos para revocar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en el estado de Georgia, donde ganó el actual presidente demócrata, Joe Biden.

Graham había presentado ante la Corte Suprema de Estados Unidos una petición para eludir su comparecencia ante un gran jurado Georgia, pero la máxima instancia judicial del país tumbó hace tres semanas su intento.

La oficina del senador, que representa al estado de Carolina del Norte, dijo en un comunicado que la comparecencia duró unas dos horas y que Graham fue tratado con respeto, aunque no detalló el contenido de su declaración, informaron medios locales.

“Hoy (martes), el Senador Graham compareció ante el Gran Jurado Especial del Condado de Fulton durante poco más de dos horas y respondió todas las preguntas. El Senador siente que fue tratado con respeto, profesionalismo y cortesía. Por respeto al proceso del gran jurado, no comentará sobre el contenido de las preguntas”, dio a conocer la oficina de Graham en un comunicado.

Si bien el senador había alegado que no debería asistir a la citación porque está protegido por la cláusula Discurso o Debate de la Constitución que protege a los legisladores de algunos procesos penales o civiles vinculados con sus deberes legislativos, igualmente cumplió con la orden.

La Justicia investiga si el representante republicano llamó en 2020 al secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, encargado de certificar las elecciones, para cambiar los resultados de los comicios, algo que ambos funcionarios negaron.

El caso se enmarca dentro de las investigaciones en Georgia sobre si Trump y otras personas, incluido Graham, presionaron a los representantes políticos de ese estado en relación con los resultados de las elecciones de 2020.

El exmandatario republicano denunció sin pruebas fehacientes un fraude electoral que dio la victoria a Biden y que generó que una horda de sus seguidores asaltara el Capitolio el 6 de enero de 2021 para detener la ratificación de la victoria del demócrata.

En Georgia y otros estados de EE.UU., los grandes jurados especiales no pueden emitir acusaciones criminales, pero sí tienen poder para exigir la comparecencia de testigos bajo citación judicial y la transferencia de documentos, dentro de un proceso que transcurre en secreto.

Al terminar su cometido, ese tipo de jurados, compuestos por entre 16 y 23 personas, emiten un informe con sus conclusiones y a veces recomiendan algunas medidas, pero corresponde a los fiscales decidir si acusan o no, algo para lo que necesitarían presentar pruebas a otro gran jurado.

Con información de EFE

Lea también: