Barbell: la estrategia de mercadotecnia que los restaurantes usan para hacerte gastar más

Las promociones del tipo "Todas las hamburguesas a mitad de precio" no les gusta mucho a los restaurantes porque generan menos ganancias. Es entonces cuando prefieren utilizar el barbell

Restaurantes como Taco Bell dan tacos a $2 dólares, y burritos de queso a la parrilla con bistec a $6.49 dólares, lo que es un claro ejemplo de la utilización del barbell.
Restaurantes como Taco Bell dan tacos a $2 dólares, y burritos de queso a la parrilla con bistec a $6.49 dólares, lo que es un claro ejemplo de la utilización del barbell.
Foto: Jonathan Weiss / Shutterstock

La estrategia de mercadotecnia, conocida como barbell, es cuando un restaurante te ofrece ofertas muy buenas al mismo tiempo que tiene productos con un costo mayor de lo normal. Entre las empresas de comida rápida que han llevado a cabo el barbell está Red Robin que ofrece un platillo a $10 dólares, pero también da sus hamburguesas de alta gama Cheese Lovers a un precio de más de $15 dólares por hamburguesa.

Lo que el barbell hace es atraer a varios tipos de clientes. Los comensales de bajos ingresos, que son los más afectados por la inflación, buscan productos con precios más bajos, mientras que los clientes que podrían verse menos afectados por el aumento de los costos de los alimentos se sienten atraídos por el atractivo de los artículos premium, por los que están dispuestos a gastar más.

Además, una vez que estás en el restaurante, este tiene la oportunidad de convencerte de que mejor compres productos más caros, o te venden más bebidas o algún postre que no tenías pensado comprar.

Los restaurantes prefieren esta estrategia en lugar de dar descuentos generales del tipo “Todas las hamburguesas a mitad de precio”, ya que este tipo de promociones las hacen obtener menos dinero sin importar lo que la gente compre.

Sin embargo, con el barbell, los clientes que compran los productos costosos pueden compensar las compras de los clientes que van únicamente por los productos con descuento.

Los restaurantes saben que siempre habrá personas que estén buscando descuentos constantemente, pero también saben que habrá alguien al que pueden convencer de llevarse algo más caro, por lo que prefieren atender a ambos simultáneamente.

Por eso es que restaurantes como Taco Bell dan tacos a $2 dólares, y burritos de queso a la parrilla con bistec a $6.49 dólares.

Por otra parte, hay restaurantes que no usan esta estrategia. Por ejemplo, Chili’s ha decidido que ofrecerá cada vez menos descuentos, porque ellos consideran que les conviene más tener menos tráfico de personas, pero que estén dispuestas a gastar más.

Tomando en cuenta todo lo anterior, la próxima vez que vayas a un restaurante atraído por un descuento, considera que el restaurante probablemente te trate de convencer de comprar el producto más caro una vez ahí.

También te puede interesar:
Confianza del consumidor estadounidense no levanta y cae de nuevo en noviembre
McDonald’s aspira a regalar “comida de por vida” en un concurso: en qué consiste
Subway planea vender sándwiches a través de máquinas expendedoras